Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
energía

POLÍTICA

Secretaría de Energía: polémica por la licitación de obras que favoreció al padre de uno de los acusados de asesinar a un joven argentino en Brasil

El Gobierno confirmó la adjudicación de parte del proceso a la empresa Bramaq de Jorge Braun, progenitor de uno de los procesados por el asesinato de Ariel Malvino. El hecho, de gran trascendencia mediática, ocurrió en 2006 en un balneario brasileño.

banner

La Secretaría de Energía de la Nación oficializó este lunes la adjudicación del desarrollo de cuatro plantas de generación fotovoltaica y eólica en Jujuy y Río Negro. La licitación pública benefició a cuatro empresas, una de las cuales es Bramaq, la cual pertenece a Jorge Braun. El titular de la firma es padre de uno de los jóvenes procesados por el asesinato de Ariel Malvino ocurrido en 2016 en el balneario brasileño de Ferrugem y esposo de una jueza provincial. 

De acuerdo a la Resolución 349/2021 publicada este lunes en el Boletín Oficial, la normativa adjudicó a la firma Proyección Electroluz con la empresa Bramaq en Unión Transitoria (UT) “el Lote 1 por US$ 1.708.410; el Lote 2 por US$ 1.568.130; y el Lote 3 por US$ 1.034.370”. Estos casi 4 millones de dólares se tomarán del préstamo otorgado por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (Birf), por US$ 200 millones.

A 15 años del asesinato, recién en enero de este año hubo novedades acerca de la investigación sobre la muerte. En el inicio de la causa, testigos de los hechos que declararon ante la policía brasileña señalaron a Carlos Andrés Gallino Yanzi, Horacio Antonio Pozo y Eduardo Braun Billinghurst -hijo de Jorge Braun- como los responsables de la muerte.

La investigación quedó del lado brasileño de la justicia que, en 2010, decidió no pedir prisión preventiva para los cuatro acusados que siguieron sus vidas con total normalidad. Por su parte, el Poder Judicial de Corrientes tampoco avanzó con acciones legales en su contra. Distintos medios locales atribuyen que ese parate se argumenta en los vínculos de los “hijos del poder”, como catalogaron a los imputados. 

Braun Billinghurst es hijo del mencionado y reconocido empresario de la construcción y su madre es Nidia Billinghurst, quien se convirtió en los últimos años en jueza de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo de la provincia. Además, tanto los padres de Gallino Yanzi como Pozo fueron funcionarios del Ejecutivo provincial. 

Repaso judicial

De acuerdo a un reconto judicial que hizo Télam, los imputados declararon en dos ocasiones ante la justicia. La primera había sido en 2007, cuando presentaron argumentos y testigos para sostener que son inocentes. Y la otra ocurrió en abril de 2016, cuando la sala 1 de la Cámara Federal de Casación Penal declaró inadmisible un recurso extraordinario solicitado por las defensas para declarar la nulidad de las indagatorias tomadas vía exhorto en el juzgado federal correntino a cargo de Juan Carlos Vallejos.

A comienzos de 2021, los padres de Ariel Malvino reconocieron que el juzgado a cargo de la investigación del crimen está abocado a la digitalización de los tramos principales de la causa, por lo que la familia de la víctima confía en que durante 2021 finalmente se llevará a cabo el juicio oral a los tres correntinos acusados.

“El Juzgado de Santa Catarina está digitalizando las partes más importantes de la causa”, explicó Alberto Malvino, padre de Ariel, a la agencia estatal. “Los acusados apelaron la elevación a juicio ante el Tribunal Superior de Santa Catarina y ante la propia Corte Suprema en Brasilia”, reconoció el hombre. No obstante, expresó que “todas las apelaciones fueron rechazadas y se confirmó la sentencia de elevación a juicio oral”. “Sólo resta esperar la fecha para el debate», indicó.

Gallino, Yanzi y Pozo serán juzgados por el delito doloso de «lesiones corporales con resultado de muerte», mientras que Braun Billinghurst por «tentativa de homicidio agravado», ya que se le atribuye haberle arrojado una piedra a Malvino cuando éste estaba tirado en el piso luego de haber sido derribado a golpes por los otros dos sospechosos.

Ariel Malvino tenía 23 años y estudiaba abogacía cuando perdió la vida mientras vacacionaba en Brasil.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados