Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Campo

POLÍTICA

A 13 años de las protestas rurales por la 125: cronología de un conflicto histórico que rompió la relación entre el campo y el kirchnerismo

En 2008 el gobierno de Cristina Kirchner impulsó cambios en el sistema de retenciones que despertaron un fuerte rechazo de los productores agrarios. Cortes de rutas, violencia en las protestas, amenazas entre políticos y un discurso que pasó a la historia, alguna de las postales.

banner

El 7 de mayo de 2008 productores rurales salían a ruta y se manifestaban en distintos puntos del país contra la Resolución N.º 125/2008 impulsada por la administración de Cristina Kirchner para retornar hacia un sistema móvil para las retenciones impositivas a las exportaciones de soja, el trigo y el maíz. Si bien explotó ese día y concluyó tres meses después, el inicio del conflicto entre el Gobierno y el campo fue meses antes. 

El exministro de Economía de la Nación, Martín Lousteau, junto al Secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, fueron los encargados de comunicar el 11 de marzo la resolución que tenía como objetivo ampliar las arcas del Estado aprovechando los niveles históricos de la soja en el mercado. Sin embargo, el campo opuso resistencia desde el primer momento y dio inicio a una batalla que duró más de cuatro meses.

Un días después del anuncio del Ejecutivo, se reunieron las cuatro organizaciones rurales más importantes: Federación Agraria Argentina (FAA), Coninagro, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y la Sociedad Rural Argentina (SRA). Tras el cónclave, definieron a la medida como “recaudatoria y confiscatoria” y llamaron a un paro de 48hs. Además, este día marcó un hito histórico: se creó la Mesa de Enlace, que aún sigue vigente. 

Una semana después, desde San Pedro, la Mesa de Enlace habló a decenas de productores reunidos en la ruta y anunciaron la continuidad de la medida de fuerzas, con advertencias de que no cederían. El 25 de marzo, el campo recibió un espaldarazo importante cuando la gente salió a la calle para manifestar su apoyo a los productores y se registraron incidentes cuando movimientos sociales encabezados con Luis D’Elia llegaron al lugar y, el propio dirigente social, agredió a manifestantes con golpes de puño.

El conflicto era una olla presión que cada día humeaba más y más. En medio de las protestas, el abastecimiento de carne en Argentina escaseaba pero -según contaron miembros de aquel Gobierno años después- el 1 de abril la presidenta se entera que estaban exportando este producto al exterior. Justo ese mismo día, el Gabinete se reúne en un acto y Martín Lousteau le confirmó a quien era secretario de Comercio, Guillermo Moreno, que él lo había autorizado.

Hombre fuerte del núcleo duro kirchnerista, Moreno explotó con esa afirmación y lanzó una dura advertencia: miró fijo al exministro de Economía y se pasó la mano por el cuello en señal de corte. «En ese momento Moreno me dijo: ‘El que no está de este lado le cortamos la cabeza'», comentó Lousteau años más tarde.

¿Tregua?

Frente a la presión y con diferencias dentro del Gobierno, las entidades agropecuarios anunciaron un momento de tregua y el 11 de abril la exmandataria Cristina Kirchner se prestó a recibir a la mesa de enlace en Casa Rosada. Dato curioso, uno de los presentes era el actual presidente Alberto Fernández, que en aquel momento ocupaba el cargo de Jefe de Gabinete (se fue en julio de ese año). Sin embargo, tras varias charlas, la negociación no prosperó y el 7 de mayo los productores volvieron a salir a las rutas. 

Esta vez, las protestas fueron más fuertes: el 25 de mayo, por ejemplo 200 mil personas se reunieron en Rosario. En este periodo surge otra figura importante que hoy es senador de la Nación, Alfredo de Angeli. El productor rural entrerriano comandó uno de los grupos más duros que cortó durante varios días la Ruta Nacional 14, una de las vías comerciales más importantes del país, y su imagen escaló luego de que el 14 de junio Gendarmería lo arrestara (el mismo día lo liberaron). Sin dudas, una de las postales que dejó el conflicto.

El Congreso definiría el pleito 

Finalmente, en Junio la presidenta Cristina Kirchner anunció en cadena nacional que el proyecto de ley de retenciones móviles se trataría en el Congreso. Mientras continuaban los reclamos en las calles y rutas nacionales, el oficialismo logra darle media sanción en la Cámara de Diputados el 5 de julio y dispone tratarlo en el Senado doce días después. En la antesala al debate en la Cámara alta, el campo reúne más de 230 mil personas en las inmediaciones de La Rural y un día después el oficialismo convoca a los militantes para bregar por la aprobación de la iniciativa que respalde la 125. 

El capítulo final tuvo lugar el 17 de julio en el Congreso de la Nación. Después de una maratónica sesión de 18 horas, los legisladores presentes en el recinto se aprestaron a votar y el tablero marcó un empate: 36 a favor y 36 en contra. De acuerdo a la ley el encargado de desempatar es el presidente de la Cámara, en aquel entonces el vicepresidente Julio Cobos, quien pasaría a la historia con definición. 

“Que la historia me juzgue, pido perdón si me equivoco», fueron las palabras de Cobos antes de sentenciar: “Mi voto es no positivo”.  Fueron 128 días de conflicto, tensión, tironeos entre sectores y dentro del Gobierno, expresiones sociales y pura incertidumbre que quebraron la relación entre el kirchnerismo y el campo, lazo que hasta hoy parece no volver a unirse.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados