Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Brasil

MUNDO

Brasil, cada día más complicado: ¿qué pasó con la campaña de vacunación?

Siete ciudades capitales informaron faltantes de dosis, mientras los números de contagios y muertes por coronavirus suben día a día.

Al menos siete capitales de los 27 estados de Brasil, incluidas grandes ciudades como Belo Horizonte y Porto Alegre, interrumpieron la aplicación de la segunda dosis de la vacuna china CoronaVac por falta del inmunizante, el más usado en un país que sigue padeciendo cifras aterradoras de muertes y contagios por la pandemia de coronavirus, informó la prensa local.

Aracaju y Recife, Belem y Porto Velho, y Campo Grande enfrentan la misma situación, según informó Télam. El alcalde de Rio de Janeiro, Eduardo Paes, suspendió el sábado por diez días la vacunación de la segunda dosis de CoronaVac, del laboratorio chino Sinovac, pero al día siguiente decidió escalonarla a partir de este lunes, comenzando por los mayores de 70 años.

Los menores de 60 años que ya recibieron la primera dosis entre el 10 y el 17 de abril deberán esperar hasta el 17 de mayo para la segunda, es decir entre 30 y 40 días más tarde, pese a que el intervalo recomendado es de 28 días. Más de la mitad de las capitales estatales carecen de las reservas necesarias para entregar a la población la segunda dosis en el tiempo requerido, según el diario Folha de Sao Paulo.

Datos de la Confederación Nacional de Municipalidades revelan que un 30% de los municipios se quedaron la semana pasada sin stock para la segunda aplicación. El ministro de Salud, Marcelo Queiroga, afirmó el pasado domingo que el desabastecimiento se debe a una decisión equivocada de su predecesor, el general Eduardo Pazuello, quien salió del cargo a mediados de marzo.

En febrero, Pazuello recomendó a estados y municipios aprovechar las reservas destinadas para la segunda dosis con el objetivo de acelerar la vacunación. El entonces ministro contaba con la entrega de más fármacos, que se atrasaron principalmente por las dificultades para importar los principios activos del inmunizante.

El instituto Butantan de San Pablo, asociado al laboratorio chino para la fabricación de CoronaVac, anunció el viernes la entrega anticipada de 600.000 dosis, aunque solo 42 millones de las 46 millones previstas hasta finales de abril se entregaron dentro del plazo. Con 212 millones de habitantes, Brasil totaliza más de 408.000 fallecidos y 14,8 millones de infectados, pavoroso índice superado solo por Estados Unidos.

La campaña de vacunación se inició a mediados de enero, un mes después que la mayor parte de países europeos y detrás de vecinos como Argentina. Otras vacunas en uso en Brasil son la cuestionada sueco-británica AstaZeneca y la germano-estadounidense Pfizer/BioNtech, que comenzó a distribuirse este lunes, no así la rusa Sputnik V, por orden del presidente Jair Bolsonaro, quien objetó su eficacia, pese a que la misma ya fue plenamente demostrada en los numerosos países que se aplica.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados