Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Nicolás Trotta

POLÍTICA

Clases presenciales sí o no: Nicolás Trotta acusó de «irracional» a Rodríguez Larreta y planea la embestida

El Ministro de Educación nacional tomó el argumento de uno de los jueces de la Corte Suprema para respaldar una decisión del Consejo de Educación.

banner

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, se metió en el barro político y salió al cruce contra el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por las clases presenciales. El funcionario siguió el correlato de todo el arco oficialista y dijo que la Ciudad “debería recuperar la racionalidad”, al tiempo que buscó apoyo en el resto de las provincias que respaldaron el cierre de escuelas por tres semanas. 

«Ayer, en el Consejo Federal de Educación, la mayoría de las provincias, incluso opositoras, dejaron en claro que frente a una situación de alarma epidemiológica hay que suspender la presencialidad», subrayó esta mañana el ministro en diálogo con Futurock. Sin embargo, tras el amparo de la Corte Suprema, la Ciudad de Buenos Aires y Mendoza se negaron a firmar el documento de Nación para avanzar en la “presencialidad cuidada” que plantean Trotta y Fernández.

En este punto, buscó darle relevancia al Consejo Federal de Educación argumentando que el juez Ricardo Lorenzetti -uno de los miembros de la Corte- planteó en el fallo supremo que el propio espacio educativo priorizó la apertura de las escuelas y la reanudación de clases presenciales en todo el país, por lo que la decisión de Ciudad va en sintonía con esta propuesta. Es que, según explicó Trotta, «todas las resoluciones que se aprobaron en el Consejo fueron norma para todo el territorio argentino” y reconoció que si una propuesta se aprueba por más de tres cuartas partes “es norma para todo el país”. 

Por lo tanto, si se considera este punto debería avanzar la aplicación de lo que firmó el Consejo ayer. “Si no cumplen lo dispuesto estarían incumpliendo con esta norma y deberán afrontar las consecuencias. Todos queremos presencialidad”, manifestó el funcionario del Gabinete de Fernández y no descartó que, en caso de que esto ocurra, se judicialice la decisión.

De acuerdo a la versión de Trotta, durante el encuentro de los líderes educativos de cada jurisdicción la representante porteña Soledad Acuña “esgrimió cuestiones epidemiológicas” para respaldar la apertura de escuelas. “De eso se tienen que ocupar las autoridades de Salud”, cuestionó. 

¿Qué firmó el Consejo?

Este miércoles, 22 jurisdicciones firmaron un documento que plantea instancias de bajo, medio o alto riesgo -semáforo epidemiológico-, donde se despliega la posibilidad de la presencialidad administrada y la suspensión de clases presenciales en el caso de las regiones que estén en alarma epidemiológica. Además, plantea que en caso de cerrar las aulas las escuelas se mantendrán abierta con una guardia mínima para la atención de alumnos que necesiten asistencia educativa y para el reparto de alimentos.

Asimismo, agregó que la “única diferencia” entre Nación y Ciudad es la “incomprensión” del jefe de Gobierno porteño frente a la situación sanitaria del Área Metropolitana. “Larreta tiene que entender que la Ciudad no es independiente, está integrada al tejido del Gran Buenos Aires y lo que suceda allí repercute en todos lados. Acá nadie se salva solo. No es momento de ser timorato ni de ceder a presiones electorales como le sucede a Larreta con la presión excesiva de (Patricia) Bullrich o (Mauricio) Macri”, argumentó el funcionario. 

El desplante de Fernández

El pasado 15 de abril Alberto Fernández anunció la suspensión de clases presenciales en el AMBA y contradijo a miembros de su propio Gabinete que, horas antes, ratificaban la continuidad de las aulas abiertas. Uno de los ellos fue el propio Trotta que, tras el anuncio presidencial, quedó en el foco de la tormenta y trascendió su supuesta salida del Ejecutivo. Sin embargo, a tres semanas del episodio, el propio ministro niega haber sufrido un desplante del Jefe de Estado. 

“No me sentí desautorizado por Alberto Fernández», aseveró y esgrimió que su extenso silencio posterior al DNU fue “porque sabía que mis declaraciones iban a ser utilizadas contra el Gobierno”. “Yo soy un ministro de Alberto Fernández”, concluyó.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados