Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Femicidio

SOCIEDAD

«Femicidio Inverso»: un caso que marca un precedente en la Justicia argentina

El crimen de Alejo Oroño tuvo un hecho clave esta tarde, según detalló la Usina de Justicia.

Alejo Oroño, de 25 años, fue asesinado de una puñalada por su expareja, Nadia Estefanía, de 24 años. El hecho sucedió en el mes de febrero de 2021 en la localidad de la provincia de Buenos Aires (PBA) de Villa Tesei, en Hurlingham. El caso quedó en manos del fiscal de la Unidad Funcional N° 1 de los tribunales de Morón, Javier María Ghessi. Éste, en un primer momento, caratuló este crimen como «Homicidio Simple», pero lo modificó a «Homicidio Agravado». Desde la Usina de Justicia lo calificaron como «Femicidio Inverso».

Según detalló el fiscal Javier Ghessi, Alejo y Nadia protagonizaron una «discusión». Ambos «habían mantenido una relación de pareja». En el marco del «entredicho», la mujer «extrajo de entre sus prendas un cuchillo de cocina con serrucho y con el claro fin de dar muerte a ese hombre, le asestó una puñalada en la región toráxica izquierda provocando instantes más tarde su deceso». El crimen -reza la resolución del funcionario judicial- ocurrió Bustamante y Guevara y Marqués de Avilés. La joven fue detenida a las pocas horas.

Acto seguido, aseguró que «resulta constitutivo ahora del delito de homicidio agravado por haberse cometido contra una persona con quien ha mantenido una relación de pareja» que se prevé y reprime por el «artículo 80 inciso 11 del Código Penal». «En consecuencia a esta nueva descripción fáctica y calificación penal en consecuencia, entiendo corresponde que debe readecuarse la prisión preventiva que viene sufriendo Nadia, y por ende, solicítese la readecuación del juez interviniente».

Cuando sucedió el crimen, Gisela, prima de Alejo Oroño, sostuvo que Nadia «es una persona violenta». La joven comentó que su primo se presentó en varias oportunidades en comisaría para denunciarla, pero que los uniformados «no se la tomaban». «Él tenía vergüenza», admitió Gisela en un diálogo con Todos Noticias. «Tenían una relación difícil, pero no pensamos que podía terminar así», continuó la mujer en declaraciones televisivas. En esa entrevista, pidió la detención de la presunta homicida, lo que finalmente ocurrió a los días.

Este caso -y otros- disparó el reclamo de la Ley Alejo, un equiparación del femicidio, que se instaló en el Código Penal Argentino en noviembre de 2012. El femicidio no fue incorporado como figura penal autónoma sino que se lo considera un agravante del homicidio. Esto es lo que pretenden los que reclaman por la Ley Alejo. «La violencia no tiene género», esgrimen en redes sociales. El proyecto fue impulsado por el crimen de Alejo Oroño, sucedido en febrero, en Villa Tesei.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados