Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
América TV
América TV

ESPECTÁCULO

«Mi hijo tenía 10 días y le pegó porque lloraba»: angustia por lo que sucedió en América TV

Lo compartieron delante de los televidentes.

Fuertísimo. Así fue lo que sucedió en América TV, en relación al relato cargado de angustia que conmocionó al propio Alejandro Fantino en su programa «Fantino a la Tarde«. La invitada fue nada más y nada menos que Alejandra «Locomotora» Olivera, la reconocida boxeadora que dio a conocer su fuertísima historia delante de los televidentes y de los propios integrantes del ciclo, que se vieron movilizados.

«Tu historia es una historia de motivación permanente», afirmó el conductor. «Yo quedé embarazada a los 14 años, a los 15 fui mamá», señaló la deportista. «Me contaste en ESPN que un día harta de recibir violencia de género, empezaste a entrenarte de a poquito para defenderte. Vos sabés que a esta hora hay muchas mujeres viendo tele», manifestó la pareja de Coni Mosqueira.

«Yo cuento mi historia porque hay muchas que no pueden, que no llegaron a gritar, que están muertas o que están sufriendo en este momento. Es tremendo, porque tenés miedo todo el tiempo, no podés dormir tranquila, no podés comer tranquila. Tu vida es una mierd…, dolor, llanto. Y esa persona no cambia, no hay manera de cambiarla. Yo nací para ser feliz. A pesar de todo, porque cuando era chiquita pasé hambre también», sostuvo «Locomotora» delante de Alejandro Fantino.

«Lo que me tocó vivir de violencia fue terrible. Me enamoré, me jugué. Me re cag… a palos. Me pegaba cuando estaba embarazada, me pegaba porque hacía mal el puchero. Iba a jugar a la pelota, no hacía un gol, llegaba y me pegaba. Cuando nació mi hijo le pegó. Tenía 10 días y le pegó porque lloraba. Porque no lo dejaba dormir. Dije ‘yo no puedo vivir este infierno’, y menos nuestro hijo», manifestó.

«Le quería demostrar que yo me podía defender. Yo sabía que tenía fuerza porque cuando era chica trabajaba a la par de mis hermanos en la cosecha. Empecé a entrenar cuando él no estaba, escondida, con miedo. No teníamos para comer porque él no laburaba. Llegó el día que dije basta, me vino a pegar, cerré la mano y ahí nació la Locomotora. Le pegué toda la fuerza, cayó, agarré a nuestro hijo, una bolsita con la ropa y me fui. Nunca más volví. Salí de un calvario, de algo muy feo, es muy feo», sentenció Olivera.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados