Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Russo
Russo, DT de Boca.

BOCA JUNIORS

¡Se conocen! La particular conexión entre Russo y el DT de Barcelona de Ecuador: «Nunca más pude»

El entrenador del rival de Boca habló de Miguel.

Pocos lo sabían, pero Miguel Ángel Russo y el DT de Barcelona de Ecuador se conocen. Y tienen una particular conexión que se dio en el pasado y se mantiene vigente. En concreto, Fabián Bustos le debe un agradecimiento personal al entrenador de Boca. Y probablemente eso haga este martes a las 21:30, cuando ambos se crucen en el partido de Copa Libertadores que enfrentará a sus equipos en Guayaquil: «Nunca más pude».

La historia cuenta que Bustos como jugador dio un salto fundamental cuando pasó de Almirante Brown en el ascenso a Lanús en la Primera. Y fue por pedido del entrenador del Granate: Russo. «Soy agradecido, la primera vez en Primera División fue gracias a él, que me llevó a Lanús. Yo soy agradecido. Nunca más lo pude ver. Nos enfrentamos alguna vez en mi época de jugador, pero pasó el tiempo y después del año 96 o 97 nunca más lo vi. Y obviamente ahora cuando nos enfrentemos le voy a dar un abrazo», recordó Fabián.

«Miguel me llevó a Lanús, siempre estoy agradecido. Yo jugaba en el Nacional B, en Almirante Brown, ese año Lanús sale campeón y nosotros quedamos segundos. Miguel me lleva a Lanús, siempre voy a estar agradecido con él, con Hugo Gottardi, con el Profe Córdoba, la gente que estaba en ese cuerpo técnico», comentó el argentino. Y sentenció: «A lo mejor no tuve tanta continuidad, pero ahora que soy entrenador me doy cuenta porque no tuve tanta continuidad, porque tampoco desde mi lado puse lo que tenía que poner».

El ciclo juntos en Lanús

«La cabeza del jugador cuando tenés 21 o 22 no es la misma que cuando tenés 28 o 30. Cuando sos más grande te das cuenta de lo que dejaste pasar. Y yo en esa época la dejé pasar. No fue culpa de él», rememoró Bustos. «Tuve dos años con él, aprendí mucho, hay cosas que me gustan obviamente, pero en ese momento pensaba que era culpa del cuerpo técnico que no jugara, y era culpa mía. Ahora que soy entrenador sé que el jugador muchas veces se pone y se saca solo también», afirmó.

«No me enojé, ¿sabés? Tenía buenos compañeros más grandes, y ellos me decían no te enojes, trabajá pero no te enojes, y en ese momento yo no hacía caso», siguió Bustos. Y sentenció: «No era culpa de él, era culpa mía. Había compañeros que me marcaban el camino y en ese momento no entendía. Cuando lo entendí tenía 29 años, perdí siete u ocho años. Después me di cuenta». Este martes, antes del enfrentamiento, le agradecerá en persona.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados