Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Sergio Berni

SOCIEDAD

Video: Sergio Berni increpado por vecinos indignados de Bahía Blanca responde acusaciones por la abrupta suspensión de clases

El funcionario de Axel Kicillof viajó a Bahía Blanca y se cruzó con un grupo de madres que pedían mantener las escuelas abiertas a pesar de que el municipio esta en fase 2.

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, viajó a Bahía Blanca para entregar patrulleros al municipio y, luego del evento, se cruzó con un grupo de padres que cuestionaron la decisión del gobierno de Axel Kicillof de suspender las clases presenciales. “Todo lo que aporta el colegio yo no lo discuto, pero tenemos que apoyar las medidas sanitarias”, argumentó el funcionario ante el reclamo popular. 

“Soy padre y comparto con ustedes lo que significa el colegio. Todo lo que aporta yo no lo discuto. Pero tenemos que apoyar las medidas sanitarias porque lo que estamos haciendo es cuidar la salud de todos», manifestó el titular de la cartera de Seguridad según un video difundido por el medio local ‘La Nueva de Bahía Blanca’. Los vecinos se acercaron a dialogar con el funcionario luego de que la Provincia defina el retroceso a la fase 2 de la ciudad del sur bonaerense, por lo que debieron suspender las clases presenciales y aplicar otras restricciones.

Sergio Berni se tomó el tiempo de dejar un recado a la Ciudad de Buenos Aires que -según advirtieron desde Provincia- respalda su postura en “evidencia científica” pero “no ve la realidad”. “Cuando uno lee los informes de contagios en las escuelas, la escuela no contagia. Cuando uno lee los informes del transporte, el transporte no contagia. Cuando uno lee los informes de los bares, los bares no contagian. Cuando uno lee los informes de los gimnasios, los gimnasios no contagia”, comenzó el argumento para luego cerrar: “Lo concreto es que llegamos a tener 30 mil casos y hay días que tenemos 500 muertos. No tenemos camas de terapia intensiva».

Segundos después, sumó dramatismo al escenario con un testimonio personal y contó: “Tengo a mi mejor amigo internado en terapia intensiva, a su mujer muerta. Otro amigo se murió porque no había camas para operarlo porque estaban ocupadas de pacientes con coronavirus. A mis amigos nadie me los devuelve, después vemos si podemos tener clases”. 

Estas últimas palabras despertaron el descontento social de las personas presentes que de inmediato reaccionaron al entender que restaba importancia a la continuidad pedagógica, aunque reconocían la compleja situación sanitaria. “No,no,no. ¿Cómo después vemos?”, lanzó una de las madres, mientras le cuestionaba que había múltiples actividades permitidas y las escuelas se mantenían cerradas. “Vamos al psicólogo, terapistas, pero nuestros hijos no pueden ir al colegio”, aportó otra mujer presente en el sitio. 

“Estamos en una situación epidemiológica no en Argentina, en el mundo, y que como tal, más allá de que las medidas son molestas y que todos entendemos que la escuela es irremplazable, porque tenemos hijos, es una emergencia única que probablemente se repita de acá a cien años», indicó el funcionario y concluyó: «Las autoridades no toman medidas para complicarle la vida a la gente, sino pensando en el conjunto y en el bien general. La decisión es sanitaria y hay que apoyarlas aunque no estemos de acuerdo».

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados