Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
coronavirus

MUNDO

La otra cara de la pandemia: el personal de salud al frente de la lucha contra el coronavirus, los primeros que sufren violencia

Muchos casos no se denuncias. otras veces, los médicos deben irse de las ciudad debido al maltrato de pacientes y familiares.

«Con el estrés adicional del coronavirus, estos ataques (al personal sanitario) aumentarán», dijo la doctora Tlaleng Mofokeng, relatora especial de la ONU sobre el derecho a la salud, en un nuevo informe sobre la pandemia que se dio a conocer esta semana. Es sabido que el personal de la salud tratan con pacientes con coronavirus en todo el mundo, pero a veces ponen en peligro su vida.

Los ataques verbales y físicos han aumentado durante la pandemia, lo que provocó un llamado de atención por parte de los activistas de derechos humanos. Mofokeng explicó que estos ataques fueron «descorazonadores y decepcionantes». Y agregó que la violencia contra el personal de atención médica no era nueva, pero que la pandemia había agravado las circunstancias nacidas de la falta de liderazgo e inversión del gobierno en los sistemas públicos de salud.

Se espera incluso que aumenten los ataques a los trabajadores de la salud a medida que las nuevas variantes causen estragos en los países. «Cuando los gobiernos fracasan, son los trabajadores de la salud quienes se hacen cargo y se aseguran de que los sistemas de salud no colapsen», exclamó. «¿Pero cuánto tiempo más pueden hacer esto en estas circunstancias?», se preguntó Mofokeng.

Cifras que alarman

Según las últimas cifras del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), se registraron 848 incidentes violentos asociados por el coronavirus entre febrero y diciembre del año pasado. Es probable que este número sea «la punta del iceberg» y parte de «un fenómeno mucho más generalizado», dijo Maciej Polkowski, director de la iniciativa Atención de la salud en peligro del CICR.

Muchos incidentes no se denuncian. El análisis del CICR mostró que la gran mayoría de los incidentes fueron de violencia interpersonal en los que grupos comunitarios, pacientes o sus familiares arremetieron contra los trabajadores de la salud, a veces con graves consecuencias.

Polkowski dio un ejemplo de un paciente con síntomas de coronavirus en Nápoles, Italia, que estaba enojado después de que le dijeron que esperara y escupiera a un médico y una enfermera. Como resultado, todo el pabellón tuvo que cerrarse y el personal fue enviado a cuarentena.

Las reacciones también se volvieron físicamente violentas. En India y Pakistán, las instituciones que tratan el virus han sido saqueadas y el personal agredido. En México, se arrojó lejía a los trabajadores de la salud en la calle. Las palabras «rata contagiosa» fueron pintadas en el automóvil de un trabajador de la salud en España, y las comunidades en la costa oeste de los Estados Unidos obligaron a los centros de tratamiento de coronavirus a abandonar el área, relató Polkowski.

Polkowski culpó a los gobiernos de permitir que se difunda la información errónea. «Muchas preocupaciones provienen del hecho de que los gobiernos no se han comunicado claramente sobre el tema», dijo. «Han minimizado la seriedad, priorizan la economía sobre la salud de las poblaciones, por lo que esta violencia es una de las repercusiones».

«Cuando los pacientes o sus familiares fueron responsables de la violencia, generalmente se relacionó con la muerte de un familiar o con el temor de que pudieran morir», explicó Polkowski. La imposibilidad de llevar a cabo los rituales de entierro debido a las restricciones del coronavirus también llevó a algunos familiares a atacar al personal o las instalaciones de atención médica.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados