Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Banco Ciudad

POLÍTICA

Una jueza resolvió que el Banco Ciudad no puede cobrar una cuota de un préstamo mayor al 25% del sueldo neto

Ordenó al Banco Ciudad que «ajuste la cuota del contrato de préstamo personal o crédito personal ‘Ciudad Veloz Plan Sueldo'».

banner

Alejandra Petrella, una jueza de la Ciudad de Buenos Aires, resolvió que la cuota de un préstamo UVA del Banco Ciudad tomado por una empleada de la capital no debe superar el 25% del sueldo neto y comentó que hubo una inflación por la que «de seguir pagando» con las condiciones originales la mujer se vería obligada «a vivir bajo la línea de pobreza». La medida debe cumplirse «hasta tanto se dicte sentencia definitiva», expresó la magistrada.

La titular del Juzgado 12 en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo aceptó el pedido de una cautelar y ordenó al Banco Ciudad que «ajuste la cuota del contrato de préstamo personal o crédito personal ‘Ciudad Veloz Plan Sueldo'» tomado por la mujer «a efectos de que no supere el 25% de su remuneración neta», dado que la situación económica del país la había perjudicado.

La involucrada solicitó que «se adecue el contrato de préstamo que celebró con la demandada, en los términos del artículo 1091 del Código Civil y Comercial de la Nación. (…), y realizó una propuesta de modificación, solicitando que la cuota mensual en ningún caso supere el 20% de su remuneración neta, como así también una quita del 50% sobre el capital pendiente de pago».

Y agregó que es «empleada del Gobierno local y que en el año 2017 accedió a una línea de créditos UVA (unidad de valor adquisitivo) para consumo personal» ofrecida por el Banco, según detalló el fallo. Asimismo, añadió que tomó un préstamo «por un monto inicial de $343.000, reintegrables en 72 cuotas mensuales, y que, a pesar de que abonó todas ellas en tiempo y forma durante tres años y cinco meses, al día de hoy adeuda $568.719, 88».

Por su parte, la jueza comentó: «La inflación actual no sólo es significativamente mayor a la que regía cuando celebró el contrato, sino que se ha transformado en un fenómeno imprevisible, como lo demuestra el hecho de que ni los expertos del Sector Público, ni los del Sector Privado, han podido pronosticarla correctamente. De seguir pagando el crédito la obliga a vivir bajo la línea de pobreza».

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados