Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Estados Unidos

MUNDO

Antes de su retiro, Angela Merkel se reúne con Kamala Harris y Joe Biden: los temas urgentes a tratar

Antes de fin de año, la alemana dejará su puesto en la Cancillería de Alemania, después de 16 años en el cargo.

La canciller alemana Angela Merkel llegó este jueves a Estados Unidos para reunirse con el presidente Joe Biden, en uno de los últimos viajes de su carrera. La jornada comenzó con un desayuno en la residencia de la vicepresidenta, Kamala Harris, para luego trasladarse a la Casa Blanca donde mantendrá conversaciones a solas con Biden.

Al saludar a Merkel en la residencia vicepresidencial, Harris calificó la carrera de su invitada de «extraordinaria». «La vicepresidenta hablará de cómo las democracias de todo el mundo están en peligro», dijo la oficina de Harris, con los desafíos de China y Rusia, la desigualdad de género y la crisis climática también en la lista.

Por la noche, habrá una cena, que está diseñada para «transmitir gratitud», dijo un alto funcionario de la administración Biden. Su encuentro con el mandatario será «una visita de trabajo», informaron desde la Casa Blanca, que insiste que no será una despedida para la canciller, considerada como la líder más firme de Europa tras acumular casi 16 años al frente de la mayor economía del viejo continente.

Merkel y Biden hablarán sobre el cambio climático, la distribución de las vacunas contra el coronavirus y el futuro de Afganistán, en momentos en que las tropas estadounidenses, alemanas y de otros países abandonan el país, explicó AFP. Las amenazas yihadistas en la región africana del Sahel también están en la agenda.

Como reflejo del papel fundamental de Alemania en la OTAN y en la seguridad transatlántica, los dos líderes tienen previsto debatir sobre los «ciberataques y agresiones territoriales» procedentes de Rusia, el conflicto de Ucrania con Moscú y la «lucha contra la creciente influencia de China».

Temas sin resolver

Sin embargo, a Merkel se le acaba el tiempo para resolver algunos de los temas que enfrentan a Europa y Estados Unidos. Entre ellos figura el controvertido gasoducto Nord Stream 2, por el que se va a canalizar gas natural ruso hacia Alemania. El ducto no sólo evita Ucrania, lo que hace temer que Rusia esté debilitando deliberadamente la economía de su vecino, sino que subraya la dependencia energética europea de un Moscú cada vez más hostil. 

A pesar de las fuertes críticas a Nord Stream 2, Biden renunció en mayo a las principales sanciones de Estados Unidos contra el proyecto tras concluir que era demasiado tarde para detener su avance y que era mejor buscar la cooperación con Alemania. Biden planteará sus «preocupaciones» el jueves, dijo el funcionario, pero es evidente que no espera mucha reacción por parte de Merkel. 

Por otro lado, la huella del expresidente estadounidense Donald Trump está bien marcada en Berlín. Los futuros líderes de Alemania no están seguros de que el sustituto de Biden en la Casa Blanca no vuelva a la desorganización que caracterizó a la administración del republicano.

«La furiosa hostilidad de Trump obligó a Alemania a examinar los aspectos poco saludables de su dependencia de Estados Unidos», escribió Constanze Stelzenmuller, del centro de análisis Brookings Institution, en el Financial Times.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados