Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Ley de Biocombustibles

POLÍTICA

Aprobaron la nueva Ley de Biocombustible: claves para entender su impacto en el precio de las naftas y el medioambiente

El senado convirtió en ley la iniciativa que contempla un nuevo marco regulatorio para la producción de bioetanol y biodiésel

banner

Luego de más de cinco horas de debate, el Senado de la Nación aprobó durante la madrugada la nueva Ley de Biocombustibles. La iniciativa que contempla un nuevo marco regulatorio para la producción de bioetanol y biodiésel contó con el apoyo total del Frente de Todos y sus aliados. Ahora, la Secretaría de Energía podría interferir y modificar la composición de los productos fin de evitar el impacto en el precio al consumidor.

A través de la norma que fue aprobada por 43 votos a favor y 19 en contra se establece la reducción del 10% al 5% en el corte obligatorio mínimo para el biodiesel, y le permite a la Secretaría de Energía bajar el corte hasta el 3%. Esto podrá hacerse cuando «el incremento en los precios de los insumos básicos para la elaboración del biodiesel pudiera distorsionar el del combustible fósil en el surtidor» y «ante situaciones de escasez por parte de las empresas elaboradoras».

En cuanto a las naftas, el nuevo régimen prevé que se mantenga el 12% de corte mínimo obligatorio de bioetanol, pero en el caso del combustible elaborado a base de caña de azúcar se decidió que el corte mínimo fuera del 6%, al igual que el porcentaje establecido para el bioetanol a base de caña de maíz. De acuerdo a los argumentos de la iniciativa, con esta legislación se buscará frenar el alza en el valor de surtidor de los biocombustibles.

Sin embargo, el senador de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, señaló que «quienes creen que pueden controlar los precios de los combustibles con esta ley se equivocan. Hoy llenar un tanque combustible cuesta un 60 por ciento más que el año pasado. Este aumento le ganó a la inflación. ¿Le van a echar la culpa a los biocombustibles?».

Por otro lado, desde el oficialismo también hicieron eje en que la nueva ley busca darle regularidad al desarrollo de las economías regionales y fomentar la industria nacional. El legislador del Frente de Todos y presidente de la Comisión de Energía, José Uñac, manifestó que el sector «genera inversiones por más de 3.000 millones de dólares y 80 mil trabajos directos y más de 200 mil indirectos».

Al mismo tiempo, la discusión por la nueva ley de Biocombustible pasa por la discusión ambiental. Si bien a principio del siglo múltiples estudios definieron que los motores que usaban biocombustibles emitían menos gases de efecto invernadero, años después comenzaron a alertar de que no solo no reducen la acumulación de CO2 sino que fomentar la reducción de bosques para avanzar en la siembra de maíz y soja.

«Seguimos a la deriva en cuando a una planificación energética y tampoco hubo un informe técnico ambiental a 15 años de este régimen, que es lo que hubiera correspondido a la hora de tratarse este proyecto», manifestó el legislador PRO, Humberto Schiavoni, y agregó que «cualquier país que quiera tener una inserción en el mundo tiene que respetar los compromisos que ha firmado, como el Acuerdo de París».

«Esta ley es el resultado de un Gobierno que dice una cosa y hace otra, contradice el propio compromiso de Alberto Fernández en la última convención de los líderes del clima», amplió la opositora Gladys González. Incluso, subrayó, días atrás el ministro de la Producción Matías Kulfas presentó un plan de desarrollo productivo verde con el objetivo promover la incorporación de lo ambiental en la planificación y el desarrollo del país. «Mi pregunta sigue siendo la misma: ¿Cuál es el plan?», cerró la parlamentaria.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados