Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Juana Viale
Juana Viale

ESPECTÁCULO

«Hasta acá llegué»: fuerte momento en el programa de Juana Viale por el testimonio de una invitada

Lo quiso compartir con todos los televidentes.

Muy duro. Así fue lo que sucedió este domingo al mediodía en «Almorzando con Mirtha Legrand», el clásico programa que debido a la pandemia, se encuentra en manos de Juana Viale. Allí, la morocha tuvo como una de sus invitadas a la reconocida actriz, cantante e influencer Dani La Chepi, quien frente a todos los presentes en el estudio, decidió hablar de cómo superó su adicción al alcohol.

«Yo hice terapia. Me encontré un día a las dos de la tarde en pantuflas, vaciándome una botella de vino. Mucho antes de ser mamá, me acuerdo que estaba viendo ‘V de venganza’ y en el momento en el que ella se pela, flasheé que era Natalie Portman, después me di cuenta me vi en el espejo ‘uy, qué diferente la naricita, todo eso. Se complicó esta peladita que me mandé'», lanzó picante.

«Cuando bajó el lope dije ‘upa, no me quedó igual’. Ese día me acuerdo que me fui a tatuar, todo una cosa…», lanzó divertida. Pero fue en ese momento, donde cambió su tono y relató los difíciles momentos que atravesó. «La terapia te hace llegar a decir ‘ya está’, no me gustaba lo que venía en el espejo y lo que pasaba después de tomar y tomar. Yo viví siempre haciendo muchos eventos», afirmó Dani La Chepi.

«Hacíamos los sábados a la noche cuatro casamientos, al otro día estaba en un bar, esto lo otro. Hasta acá llegué, terapia, medicación, que para mí es el mejor invento después de la bicicleta y dije ‘ok, sí, puedo’. Después volví a tomar, pero no en exceso, y puedo hacerlo disfrutando una copa de vino. En la pandemia volví a tomarme un vinito cuando conocí a mi novio que trajo un vino de regalo. Pero puedo, ahora lo veo y no tengo ganas. No es que tengo rechazo, pero puedo disfrutarlo», lanzó.

Además, la rubia habló de su noviazgo con el chofer de un camión de recolección de basura. «El amor apareció por la ventana, la celestina fue mi hija. Me decía que todos aplaudían a los médicos y enfermeros. Veía pasar al camión recolector de basura y ella los empezó a aplaudir. Nos pusimos a hablar con la ventana con los chicos que van atrás. En un momento, Javier (chofer) se bajó del camión y era una cosa hermosa. Es un exjugador del ascenso. Es el Viggo Mortensen del Conurbano», finalizó.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados