Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Marcelo Gallardo
(Photo by Marcelo ENDELLI / POOL / AFP)

RIVER PLATE

La confesión más íntima de Marcelo Gallardo: «Tenía miedo»

!-- nota movil abajo titulo reponsive -->

El entrenador del Millonario habló sus comienzos en la profesión.

En el 2011, Marcelo Gallardo decidió ponerle punto final a su aventura como jugador profesional. Pero al mismo tiempo manifestó las ganas de empezar una nueva etapa como es la de ser entrenador. «Tenía miedo», señaló sobre las sensaciones que lo abordaron cuando dirigió su primer práctica en Nacional de Uruguay. ¿Cómo fue ese momento?

Un 4 de julio, la dirigencia del club uruguayo organizó una conferencia de prensa para presentar al sucesor de Juan Ramón Carrasco. Y el elegido fue el Muñeco que arribó a la sede social del Decano con la compañía de Hernán Buján y Matías Biscay. Un grupo que se mantiene vigente en la actualidad. «A mi se me despertó el deseo de entrenar a los 29, 30 años y después no sabés si vas a estar preparado», señaló en ESPN F90.

Sin embargo, el Muñeco reconoció que su largo recorrido como jugador y el curso para ser técnico no lo libraron de sufrir ciertas sensaciones. «Cuando me paré como entrenador la primera vez de Nacional, tenía miedo. Iba a dirigir a chicos que compartían conmigo concentración, que sabían de mi calidad humana o de mis fallas humanas pero que de alguna manera tenían que entender que pasaba a ser el entrenador y que iba a tener que tomar decisiones», reconoció.

¿Cómo venció a los temores? Gallardo entiende que la mejor forma de ganar seguridad es mostrarse sin filtros y ser lo más expresivo que pueda. «¿Soy gestual? Sí, porque es natural y esa naturalidad me permitió sacar los miedos, no generar una postura que es falsa, no tener que decir cosas para caer bien y no tener que tribunear porque nunca me gustó», apuntó.

Por otro lado, el Muñeco reconoció que trabajar en River es algo le demanda la mayor atención posible. «Cuando uno se embala en una profesión como ésta, uno sabe que deja muchas cosas de lado. Muchísimo. Y más cuando tenés una responsabilidad enorme con tantos beneficios pero también mucha exposición, que genera que una mala expresión, una mala acción, o una buena, que te puede cambiar o desestabilizar o equilibrar», culminó.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados