Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
AMIA

POLÍTICA

Memorándum con Irán: las principales definiciones de Cristina Fernández de Kirchner

Durante su declaración, contó una anécdota sobre su hija, Florencia.

banner

La vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, participó esta tarde de una audiencia en la que solicitó la “nulidad” de la causa del Memorándum con Irán. La expresidenta de la Nación está acusada de encubrir a los imputados iraníes por el atentado a la AMIA. Durante su declaración, la exmandataria nacional apuntó contra el exjuez Claudio Bonadio y el expresidente Mauricio Macri. Además, aseguró que esta causa “tuvo una marcada orientación a ser intervenida o a ser usada”. A su vez, señaló que todos los procesados no tenían conexión en espacio y tiempo en la realización de este delito, aun impune”.

En este sentido, Cristina Kirchner realizó un breve racconto del lugar en el que se encontraban todos los investigados. Por ejemplo, detalló que Andrés “Cuervo” Larroque y Juan Martín Mena, al momento de producirse el atentado, tenían 17 y 15 años, respectivamente. Oscar Parrilli, por su parte, había abierto su estudio jurídico en la provincia de Neuquén. Ella, en tanto, estaba en Santa Cruz, acababa de ser elegida como Senadora provincial. Luego, insistió que ninguno tenía contacto con la causa hasta 1996, donde participó de una bicameral de seguimiento a la investigación de los atentados a la embajada de Israel y de AMIA.

Esa comisión -relató- tenía contacto permanente con el juez de la causa, al cabo de un tiempo la investigación comienza a complicarse. A partir de 2001 -contó- se mostró crítica con el rumbo de la investigación. “Veía que no íbamos a ninguna parte y porque me daba cuenta que la AMIA se había convertido en un teatro de operaciones de la política interna e internacional”, afirmó. En el último informe de esa bicameral -dijo- “manifesté que se estaba haciendo algo para encubrir la verdad, armar un juicio y no conocer la verdad”. Dos años después declaró como testigo, junto con otros miembros de esa comisión.

En ese juicio, Cristina Kirchner declaró que “la causa de la AMIA era un tablero de ajedrez de la política nacional e internacional”. A su vez, aseguró que “se comprobó que se habían pagado 45 mil dólares a Carlos Telleldín para que imputara a policías de la provincia de Buenos Aires”. Luego, insistió en la idea de que esta causa “tuvo una marcada orientación a intervenir o ser usada”. “El problema de la impunidad (del atentado) fue este manejo político que se le dio a la causa”, consideró este mediodía la expresidenta de la Nación. La exsenadora nacional insistió en que los procesados no tenían “conexión” con el hecho.

Con la ausencia de Mauricio Macri -relató- “comienzan a producirse hechos de una gravedad inusitada”. Uno de ellos, según indicó Cristina, es la intención “de nombrar por decreto a dos miembros de la Corte Suprema de Justicia”. Luego, resaltó “el ataque formidable que recibió la entonces procuradora fiscal Alejandra Gils Carbó (quien renunció en 2017). Ella había sido elegida por este senado por amplias mayorías superiores a los dos tercios que marca la ley vigente”. Acto seguido, señaló que “la Oficina Anticorrupción (OA) y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) se convirtieron en querellantes de todas las causas donde había un acusado K para actuar, no para averiguar la verdad sino para perseguir de una forma anómala”.

«¿Qué hacemos con ella?»: La confesión sobre Florencia

En este punto se da uno de los puntos más importantes de su declaración. “En una reunión del directorio del Banco Central (BCRA) se usó una foto de mi hija (Florencia) y se le preguntó a la persona que lo puso: ‘¿Qué ideas tenían para esa persona?’. Se pedían ideas para acusar y para perseguir. (Durante la presidencia de Macri) Se espiaba no solamente a los opositores, sino también a algunos funcionarios, aliados y amigos del propio expresidente. En ese marco surge una nueva doctrina, la doctrina Irurzun, donde se lo investiga pero preso”, continuó esta mañana la expresidenta.

Sobre la causa en la que se encuentra procesada, relató que el 14 de enero del 2015 el doctor (Alberto) Nisman, nos acusó al entonces canciller (Héctor) Timerman y a mí de haber firmado el memorándum de Entendimiento con Irán. Con este encubriríamos a los autores del atentado y levantar las alertas rojas. Según Nisman, este acuerdo, que había sido firmado en enero del 2013, tenía un único objetivo, lograr que los acusados de haber sido los autores ideológicos del atentado, pudieran ser indagados por el juez. Cuando asumió el nuevo gobierno, ya existían dos causas por este memorando. A pesar de ello, los mismos querellantes en éstas, realizan una denuncia sobre los mismos hechos que ya se habían investigado”.

“Estas denuncias llegan a (la Cámara de) Casación y en las dos salas, la 1 (“uno”) y la 4 (“cuatro”), donde estaban (Gustavo) Hornos y (Mariano) Borinsky, se declaran competentes, pero se habían declarado en incompetencia en todas las causas de la AMIA (…) Acá no podían (declararse incompetentes) porque estaba Cristina, y si estaba Cristina había que ir sobre ella y contra ella”, añadió la expresidenta. Luego, señaló que “el 29 de noviembre del año 2016, resucitan una causa que estaba acabada y el propio Macri los felicita”. “Me piden el desafuero, no lo logran, pero logra encarcelar a Carlos Zannini y Luis D’Elia”, dijo. “Borisnky y Hornos no debían haber podido tomar nunca parte en las anteriores actuaciones”, cerró.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados