Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Pollo Álvarez
Pollo Álvarez

ESPECTÁCULO

«Miedo a morirme y dejar a mis hijos sin padre»: fuerte momento en el ciclo del Pollo Álvarez tras el testimonio de un querido periodista

Quiso compartirlo delante de los televidentes.

Fuertísimo. Así fue lo que se dio a conocer en las últimas horas en «Nosotros a la Mañana», el ciclo que lleva adelante el Pollo Álvarez junto a Sandra Borghi a través de la pantalla de Canal Trece. Fue uno de sus compañeros, Gastón Marote, quien decidió contar el cambio de vida que hizo cuando decidió bajar de peso. En un año, logró disminuir 50 kilos debido a las complicaciones que ya estaba atravesando.

«136 kilos fue el último registro que tuve, porque uno no se quiere pesar, y dos semanas después pasó lo del pantalón que ya no me iba. Pero más allá de lo estético, el tema de la salud: para mí, la presión normal promedio era 16/12, cuando lo normal es 12/8. Tenía dolores de cabeza crónicos», comenzó relatando delante de sus compañeros, que lo escuchaban con mucha atención.

Ariel Wolman, otro de los integrantes del ciclo, relató lo que vivían el año pasado, cuando también trabajaban juntos. «Voy a contar una infidencia: en el camarín, él se dormía, se le caía el celular. Es muy difícil decirle a un compañero ‘Pará un poco’», afirmó, e inmediatamente Gastón Marote dio detalles de esta situación frente al Pollo Álvarez y Sandra Borghi.

“Es la apnea, producto de la obesidad. Yo podía dormir bien a la noche y después me pasaba. Además, viene el entumecimiento de las manos, yo no podía desatornillar un tornillo. El tema de las piernas y la mala circulación, que un médico que fui a ver me dijo ‘De milagro no te cortaron las piernas, se te hizo como una trombosis’. Un día me tomé la presión porque no me sentía bien y tenía 19,4 la máxima y 14,6 la mínima, y ahí dije basta. Yo tenía la pierna oscura hasta la rodilla por la trombosis, porque se había hecho una infección», sostuvo el periodista.

«El médico me dijo que, mientras que yo siguiera así, iba a mejorar paulatinamente. Todavía está, pero solo en el gemelo. La pierna me hervía. Yo bromeaba con que si a mí me tomaban la temperatura con la pistolita en la pierna en lugar del brazo o la frente, no me dejaban entrar. El chip me cambió con el tema de la presión y del pantalón en mi casa. También fue el miedo a morirme y dejar a mis hijos sin padre. Primero arranqué reduciendo las porciones de comida. Y después empecé a comer más sano, con más verduras. Además, una amiga me empezó a dar tips para cambiar, como caminar cada día un poco más», sentenció.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados