Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Luis Ventura
Luis Ventura.

ESPECTÁCULO

«No puedo entender que se haya ido»: conmoción en el ciclo de Luis Ventura por el duro testimonio de un invitado

El relato que emocionó a todos.

Muy fuerte. Así fue lo que se vivió en el programa que conduce Luis Ventura a través de la pantalla de América TV: «Secretos Verdaderos». Allí, se encargó de entrevistar nada más y nada menos que a Guido Süller, uno de los mediáticos más queridos por el público. El hermano de Silvia, decidió hablar sobre la pérdida de su madre y las señales que recibe, a dos años de la muerte de la mujer.

«Ay, me mataste con esto. la extraño tanto, tanto, tanto… Es el día de hoy que espero que abra la puerta y aparezca, no puedo entender que se haya ido. El 31 de julio se van a cumplir dos años. Es mi ángel de la guarda, me está ayudando tanto, sus restos están en la Chacarita, pero no puedo ir a verla. Me muero, me darían ganas de sacarla. La tengo tan presente, sobre todo ahora en los días de frío, que tengo una manta gris que era de ella…», lanzó.

Fue allí, donde Guido Süller contó delante de Luis Ventura, una inesperada historia. «Yo estoy construyendo y hace poco, había mucho viento, en esa casa, tenía una puerta corrediza entreabierta y cuando fui a cerrarla me entró en mensaje de WhatsApp, eso me hizo frenar. Mientras lo leía, desde una altura de 6 metros cayó un vidrio doble, de unos 200 kilos, y explotó en el piso. Si yo no frenaba caía en mi cabeza. Fui mi mamá, que me está cuidan. Fue una parapsicóloga, la invocó y me dijo que mi mamá estaba ahí, que me quería decir algo», afirmó.

«Primero, que me perdonaba, porque sucedió algo muy íntimo entre mi mamá y yo cuando la estaba cuidado que no lo sabía nadie. Esto no lo conté nunca, yo estaba enloquecido porque vivía con una persona que se estaba enfermando mentalmente. Yo era enfermero, cocinero, la bañaba, la cambiaba, le estaba dedicando mi vida entera. Ya no respondía, era desesperante, me empecé a hinchar, estaba volando de fiebre, estaba tan hinchado que no podía bajar las escaleras», comentó el mediático.

«Le pedí si me podía alcanzar un vaso de agua para tomar un paracetamol, no me traía. Y yo pensé, ‘cómo puede ser que le estoy dedicando la vida a ella y cuando yo le pido un vaso con agua, no me lo alcanza’. Bajé cómo pude y le grité, le grité fuerte. Yo jamás le falté el respeto a mi mamá, es el día de hoy que no sé cómo pedir perdón por cómo le grité. Además, la parapsicóloga me dijo que mi mamá pidió que yo también la perdone a ella, ‘porque ella nunca supo entender para qué lado iba tu felicidad, tus necesidades'», sentenció Guido.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados