Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Adrián Pallares
Adrián Pallares

ESPECTÁCULO

«Trataron de reanimarlo, fue imposible»: Adrián Pallares y Rodrigo Lussich conmocionados por el relato más duro

El testimonio que todos esperaban escuchar.

Fuertísimo. Así fue el testimonio que dejó este viernes nada más y nada menos que Carlos Díaz, el psicólogo que atendió a Diego Maradona antes de su muerte. Fue en «Intrusos», el ciclo que conducen Adrián Pallares y Rodrigo Lussich a través de la pantalla de América TV. Fue allí donde contó cómo vivió estos últimos meses y qué fue lo que trabajó con el astro en el momento más complicado de su vida.

«Por primera vez aquí en Intrusos, la palabra de Carlos Díaz, psicólogo de Diego Armando Maradona en las últimas semanas de vida. Una de las personas que abrió la puerta de su habitación la trágica mañana del 25 de noviembre del 2020, cuando se dieron cuenta de que no tenía signos vitales. Trataron de reanimarlo, fue imposible. Maradona murió esa mañana y a partir de allí comenzó una investigación que lo ha llevado a estar imputado en esta causa que se investiga la muerte de Diego», comenzó asegurando el uruguayo.

Fue entonces, cuando Carlos Díaz rompió el silencio. «Pasaron casi ocho meses del fallecimiento de Diego. La indagatoria mía fue la más larga, declaré cerca de ocho horas. Me sentí muy cómodo, un excelente trabajo de los fiscales. Han hablado muchos abogados, hay poco conocimiento, muchos intereses. Les pude explicar a los fiscales muchas de las decisiones que tomé en el tratamiento de Diego que fue corto, intenso, indudablemente. Pero como les comenté a ellos, no me arrepiento de absolutamente nada de lo que hice», señaló.

«Se escucharon muchas cosas, desde que hubo un plan para matar a Maradona con personas que no conocía, con las que nunca hablé en mi vida. Me generaba mucha tristeza, ver cómo de la pérdida de un ser humano se haya manoseado tanto. Me genera mucha pena, mucha lástima. Convivo con pacientes con estas problemáticas desde hace años. La verdad, es que darle este manejo a una enfermedad mental me parece muy triste», aclaró el profesional delante de Pallares y Lussich.

«Yo soy psicólogo, soy director de una ONG que trata adicciones, trabajo en barrios vulnerables con pacientes adictos, también en mi consultorio particular. El primer encuentro con Diego noté una persona que necesitaba ayuda, estaba dispuesto a recibirla. Fue un consenso generalizado de que Diego necesitaba una hospitalización, una desintoxicación. En ese momento tenía un consumo problemático de alcohol y abusaba de psicofármacos», contó. Allí, habló del último día con vida del ídolo. «Fui a horas del mediodía con la doctora Cosachov. Nos acercamos a la puerta de la habitación, lo llamamos y no responde. Abrimos la puerta. Parecía dormido y no respondía. Nos dijeron que era algo habitual en él cuando no quería recibir a los médicos. Entraron Maxi y Johny y se dieron cuenta que no tenía pulso. Entró la enferma corriendo para hacer RCP. Llegó un médico vecino, después la primera ambulancia», finalizó.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados