Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Éxodo jujeño

SOCIEDAD

Dos históricos éxodos argentinos

1812 Éxodo jujeño y el nacional en 2020-2021. El primero que estamos tratando figura grabado a fuego en los anales de la historia, y más específicamente en el alma de los pobladores jujeños.

(R.F. Mena-Martínez Castro).- El primero de los éxodos que estamos tratando figura grabado a fuego en los anales de la historia, y más específicamente en el alma de los pobladores jujeños que, con valentía y determinación siguieron las órdenes de su general, Manuel Belgrano, a la sazón jefe del Ejército del Norte, que venía desmoralizado luego de las infaustas situaciones de guerra en Huaqui.

Fue la singular retirada de la ciudad arrasada por sus mismos pobladores, a fin de no dejar nada que sirviera a las tropas españolas de invasión. La orden de evacuación se debió a una orden impartida por el Primer Triunvirato de la entonces Provincias Unidas del Río de la Plata hacia la ciudad de Córdoba, dejando tierra devastada como decíamos anteriormente.

El ejército realista avanzaba desde el Alto Perú sin tropiezos, y fue Manuel Belgrano el encargado de hacer cumplir estas disposiciones. La retaguardia patriota estaba custodiada por el mayor general Eustoquio Díaz Vélez protegiéndola del acoso enemigo. El rigor de la medida estuvo respaldado por la orden impartida de fusilar a quienes no acataran la orden.

Las fuerzas invasoras contaban con casi tres mil hombres a las órdenes de Pío Tristán, a quien Belgrano había conocido en España.

Las fuerzas del virreinato comprendían a 800 hombres, muchos enfermos de paludismo y fatalmente desmoralizados. La función de nuestro general fue la reorganizarlos, rearmarlos y restablecer la disciplina.

 La disparidad de fuerzas y de elementos bélicos era tremenda, entonces un 29 de julio de 1812 dicta un bando instando a la retirada que decía:

Pueblos de la Provincia: Desde que puse el pie en vuestro suelo para hacerme cargo de vuestra defensa, en que se halla interesado el Excelentísimo Gobierno de las Provincias Unidas de la República del Río de la Plata, os he hablado con verdad. Siguiendo con ella os manifiesto que las armas de Abascal al mando de Goyeneche se acercan a Suipacha; y lo peor es que son llamados por los desnaturalizados que viven entre vosotros y que no pierden arbitrios para que nuestros sagrados derechos de libertad, propiedad y seguridad sean ultrajados y volváis a la esclavitud.
Llegó pues la época en que manifestéis vuestro heroísmo y de que vengáis a reunirnos al Ejército de mi mando, si como aseguráis queréis ser libres, trayéndonos las armas de chispa, blanca y municiones que tengáis o podáis adquirir, y dando parte a la Justicia de los que las tuvieron y permanecieren indiferentes a vista del riesgo que os amenaza de perder no sólo vuestros derechos, sino las propiedades que tenéis.
Hacendados: apresuraos a sacar vuestro ganado vacuno, caballares, mulares y lanares que haya en vuestras estancias, y al mismo tiempo vuestros chasquis hacia el Tucumán, sin darme lugar a que tome providencias que os sean dolorosas, declarándoos además si no lo hicieseis traidores a la patria.
Labradores: asegurad vuestras cosechas extrayéndolas para dicho punto, en la inteligencia de que no haciéndolo incurriréis en igual desgracia que aquellos.
Comerciantes: no perdáis un momento en enfardelar vuestros efectos y remitirlos, e igualmente cuantos hubiere en vuestro poder de ajena pertenencia, pues no ejecutándolo sufriréis las penas que aquellos, y además serán quemados los efectos que se hallaren, sean en poder de quien fuere, y a quien pertenezcan.
Entended todos que al que se encontrare fuera de las guardias avanzadas del ejército en todos los puntos en que las hay, o que intente pasar sin mi pasaporte será pasado por las armas inmediatamente, sin forma alguna de proceso. Que igual pena sufrirá aquel que por sus conversaciones o por hechos atentase contra la causa sagrada de la Patria, sea de la clase, estado o condición que fuese. Que los que inspirasen desaliento estén revestidos del carácter que estuviesen serán igualmente pasados por las armas con sólo lo deposición de dos testigos.
Que serán tenidos por traidores a la patria todos los que a mi primera orden no estuvieran prontos a marchar y no lo efectúen con la mayor escrupulosidad, sean de la clase y condición que fuesen.
No espero que haya uno solo que me dé lugar para poner en ejecución las referidas penas, pues los verdaderos hijos de la patria me prometo que se empeñarán en ayudarme, como amantes de tan digna madre, y los desnaturalizados obedecerán ciegamente y ocultarán sus inicuas intensiones. Más, si así no fuese, sabed que se acabaron las consideraciones de cualquier especie que sean, y que nada será bastante para que deje de cumplir cuanto dejo dispuesto.

Cuartel general de Jujuy 29 de julio de 1812. Manuel Belgrano.

A los pobladores de Jujuy, se agregaron refugiados de Tarija y Chichas.

Ulteriormente se suceden diversos hechos históricos con la resuelta participación de los “Decididos”, para finalizar el periplo en Tucumán donde a pedido de figuras principales de la ciudad se decidió presentar batalla contraviniendo las disposiciones de la Junta.

Los patriotas habían comenzado la marcha el 23 de Agosto, fecha memorable para el país, habiendo como decíamos dejando tierra arrasada con cosechas y fincas quemadas.

Tristán entró a una ciudad fantasma, pero continuando su expedición, formó en Salta un gobierno adicto que en Jujuy le costara hacerlo,   debido al escaso apoyo recibido. Esto ocurría un 28 de agosto de 1812, cinco días después de haber iniciado la marcha.

El otro éxodo

El caos político e institucional que asola a nuestro alicaído país adquirió ribetes de escándalo y vergüenza internacional. La ciudadanía de bien, procura por todos los medios frenar las mentiras reiteradas de su presidente a las que se suman las de sus allegados más próximos. Léase el olivos-gate, el fementido embarazo de la primera dama y las infames celebraciones en Olivos del hermano del presidente y de su querida Fabiola, cuando fue el mismo quién dispuso aislamiento extremo en la cuarentena, por lo cual mucha gente perdió su trabajo o no pudo despedirse de sus muertos.

Hablar de esto hace sangrar el corazón, mientras él compone música con canciones infantiles que dan vergüenza.

Pero lo que es necesario destacar debido a la inoperancia de su gestión aumentada por la pandemia, es que el país no está en orden, más bien en desorden, y bailando en la cuerda floja. 

Mientras esto ocurre en la intimidad del poder al que no parece importar demasiado la situación de los argentinos dado el calibre de sus  mentiras, aunado a la desazón y frustraciones económicas que sufren las empresas extranjeras y nacionales, la situación está a contrapelo de lo razonable, y visualizan nuevos horizontes comerciales para establecerse en países que les brindan mejores oportunidades.

Recientemente el Banco Mundial ha informado que nuestro país dentro de la región es desgraciadamente el que cuenta con la mayor proporción de profesionales que abandonan su patria buscando nuevos horizontes que les proporcionen el nivel de vida al que estaban acostumbrados.

Según el informe referido, las fundamentales razones por las que se produce el éxodo son las de lograr una movilidad social mejorando los índices de crecimiento presentes en otros países que cuentan con dirigencias progresistas e inteligentes.

El populismo kirchnerista luego de treinta años en el poder en la provincia de Santa Cruz, ha sumido en la pobreza y desesperación a sus habitantes, siendo un estado pleno de potencialidades, donde más del setenta por ciento de su población vive acoplado a las arcas de un estado que dentro de su asfixia no puede pagar en tiempo y en forma sus asalariados. Hay miles de ejemplos que lo demuestran.

La Argentina en su totalidad, sometida a un populismo de 14 años va en ese camino, con la conducción macabra de Cristina que detenta el poder absoluto, tanto político como económico, dado que ella es la verdadera conductora de este desastre económico y social en que vivimos.

Las empresas huyen por la falta de rentabilidades concretas y la increíble carga tributaria que le hacen parecer cada vez más a la Venezuela de Maduro. No hay mucho trecho para lograrlo si el populismo consigue más escaños en el parlamento y la mayoría absoluta en ambas cámaras.  

El listado de las empresas que están obligadas al éxodo es cada vez más grande dado que Argentina se ha convertido en un país inviable. Duele decirlo, pero en este tiempo pre eleccionario, no podemos asumirlo en tranquilidad sin oponernos con la fuerza de la razón.

Es verdad, la pandemia ha empeorado las cosas, pero antes de ella ya veníamos en inexorable caída. Las falanges de Cristina aseveran que con ella no se argumenta, sólo se obedece. Así estamos, cuando este país según los informes económicos, desde el año 2000 hasta el 2019 sólo ha crecido un 2 por ciento y es el segundo país con peor desempeño en materia de inversiones extranjeras.  

Las empresas del éxodo que confirmaron su retiro son: Wallmart, Falabella, Nike, Under, Armor, y la japonesa Asics.

Dentro de las aerolíneas se ausentaron LATAM, EMIRATES, QATAR AIRWAYS, NORDWEGIAN y AIR NEW ZEALAND. Otras empresas importantes también anunciaron ya sus retiros.

 A todo este descalabro se aumentaron también miles de empresas pymes quebradas, que en su conjunto daban trabajo y sustento a millares de familias argentinas, constituyendo la columna vertebral de la industria nacional.

Ni qué hablar de los repetidos asaltos a la justicia, y por estos días en la niebla del olivosgate, a paso redoblado asaltan la procuraduría de la nación y colocan nuevos jueces adictos dentro de su estamento. Sepa el pueblo votar, que es la única arma con que cuenta la sensatez.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados