Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Larreta

POLÍTICA

El entramado entre Larreta y una megaempresa constructora para avanzar sobre el espacio público porteño

Se trata de un proyecto que pretende construir la «Dubai porteña» con torres de hasta 45 pisos.

banner

En 1997 la empresa IRSA le compró a Boca Juniors las tierras de lo que era su ciudad deportiva en la Costanera Sur con el objetivo de impulsar un ambicioso proyecto inmobiliario. Sin embargo, la iniciativa se postergó más de dos décadas y se estima que, finalmente, pueda concretarse de la mano del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. Los detalles detrás del entramado sobre la construcción de una “Dubai porteña” que involucra a un hermano del alcalde capitalino, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y la Justicia. 

La empresa que conforma el grupo inmobiliario más grande de la Argentina, propietario de los principales centros comerciales del país, adquirió a fines de la década de los ‘90 el predio de 71 hectáreas que están emplazadas frente a Puerto Madero, al sur de la Reserva Ecológica y junto al barrio popular Rodrigo Bueno por 50 millones de dólares. Tras la adquisición, buscó impulsar un megaproyecto que en el camino encontró múltiples trabas legales que impedían el desarrollo inmobiliario en el sector. 

En los últimos años y con el desembarco del PRO en CABA se fue allanando el camino para que la Legislatura porteña modifique las normas urbanísticas del predio costero. La intención de la compañía era cederle al Gobierno un 67% del predio para instalar un parque público a fin que se le dé luz verde para construir una suerte de «Dubai porteña» que incluiría una serie torres de hasta 145 metros con canales y lagunas dentro del predio donde se levantará un lujoso barrio. 

En esta negociación entre ambas partes uno de los factores claves fue el hermano de Horacio Rodríguez Larreta, Augusto, quien fue gerente de Relaciones Institucionales del Grupo IRSA y hoy comanda una compañía de asesores. Sin embargo, distintos sectores de la oposición políticos y organizaciones ambientales que rechazan la iniciativa señalaron que el proyecto que llegó a la Legislatura no hablaba del 67% sino del 20% y luego se elevó a 41%.

IRSA

“En esta empresa constructora (repleta de filántropos) trabajaba el hermano de Larreta. No entiendo porque las sospechas de algo turbio”, expresó el legislador y precandidato a diputado nacional del Frente de Todos, Leandro Santoro. 

El último miércoles, la reunión de labor parlamentaria de la Legislatura porteña decidió incluir el proyecto impulsado por el Ejecutivo capitalino en el temario y, de ese modo, tratar de aprobarlo para que la Ciudad pueda avanzar en la firma de un acuerdo que autorice a la empresa IRSA para construir torres de hasta 45 pisos en el predio. 

Sin embargo, el jueves el debate de la iniciativa quedó trunco por un amparo legal.  Si bien fue el oficialismo porteño el que pidió por una «decisión política», que la discusión del convenio quede «reservado» para una más adelante, la raíz de esta definición es un recurso de amparo presentado por el Observatorio del Derecho a la Ciudad que ordenó la «suspender precautelarmente la tramitación». 

Impacto ambiental

Uno de los argumentos que expresan los opositores es el impacto ambiental que generaría el el futuro del predio. Organizaciones ambientalistas y no gubernamentales impulsan la creación de una reserva ecológica mientras que legisladores del FdT señalan que «avanzar en un espacio de 75 hectáreas rellenado en el río, sin estudios de impacto ambiental es muy peligroso».

En su presentación judicial, el ODC argumentó que era necesario un estudio de impacto ambiental sobre el proyecto de IRSA, antes de avanzar con la votación, y el juez Guillermo Scheibler hizo lugar al planteo al ordenar que se suspenda «precautelarmente el trámite». Según expresaron, el proyecto va en contra de la Constitución local, la cual ordena que se deben «preservar e incrementar» los espacios verdes en la ribera porteña, debido a su importancia para la calidad del medioambiente.

Salto en el valor de las acciones

Al conocerse la noticia del tratamiento en la Legislatura porteña -que luego se truncó- la cotización de las acciones de IRSA Propiedades Comerciales en ByMA (Bolsas y Mercados Argentinos) pegaron un salto de 28%. Además, también registró un salto del 5,8% ñas acciones de IRSA (Inversiones y Representaciones Sociedad Anónima). En Wall Stret, la escalada fue del 20,4%.

“IRSA compra un terreno barato porque la norma le pone límites a la constructividad. Pasa el tiempo y consigue que la Legislatura debata el cambio de norma.El terreno pasa a valer U$S 1600 millones más y las acciones de IRSA suben un 28%.¿Cómo se llama la obra? Larreta inmobiliaria”, escribió Santoro en su cuenta de Twitter sobre el desarrollo del entramado.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados