Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Hungría

MUNDO

Hungría: mural en homenaje a la científica pionera detrás de las vacunas ARN mensajero

Katalin Kariko, es la vicepresidenta senior de la empresa alemana BioNTech, que junto a Pfizer, utiliza está tecnología para sus inmunizantes.

En Budapest, la capital de Hungría, homenajearon a la científica Katalin Kariko, quién sentó las bases para las vacunas de ARN mensajero (ARNm) contra el coronavirus. Artistas urbanos crearon el retrato de la vicepresidenta senior de la empresa alemana BioNTech, que junto con Pfizer desarrolló una de las vacunas más efectivas contra el virus.

«Katalin Kariko es un verdadero modelo húngaro a seguir, es un ejemplo no sólo en la colaboración para el desarrollo de la vacuna (…) sino también al demostrar a la generación joven que como húngaro es posible lograr un efecto muy positivo en el mundo», dijo Gergely Boszormenyi-Nagy, fundador de la empresa Brain Bar, a quien se le ocurrió la idea de un mural.

Después de 12 días de trabajo, una pintora dio el sábado en la tarde los toques finales a los labios en el retrato. Este lunes, se agregaría la frase: «El futuro lo escriben los húngaros». Kariko reaccionó a su retrato en Twitter diciendo «Fue una sorpresa, una gran sorpresa». Los residentes de Budapest se alegraron de ver su rostro sonriente en la pared de un edificio residencial de la ciudad.

Apasionada de las ciencias, Kariko comenzó a dar sus primeros pasos en ellas a los 23 años en el Centro de Investigaciones Biológicas de la Universidad de Szeged, en la que además logró su doctorado. Es en ese instante que empezó a interesarse por el ácido ribonucleico, unas moléculas que entregan a las células una especie de manual de empleo, con la forma de código genético, con tal de que puedan producir proteínas a nuestro cuerpo, informó Reuters.

En 1997 conoció al inmunólogo Drew Weissman, uno de los investigadores para la vacuna contra el VIH. Decidieron trabajar juntos y desarrollar una solución que permita que el sistema inmunológico no reconozca el ARN sintético. Su hallazgo fue publicado en 2005 y les generó muchas alabanzas. El dúo continuó con sus investigaciones y logró después situar su preciado ARN en unas nanopartículas lipídicas. Una especie de revestimiento que evita que se degrade demasiado rápido y a la vez facilita su entrada en las células.

Es gracias a estas técnicas que los laboratorios de Moderna y Pfizer/BioNTech han podido responder hoy al coronavirus. Las dos vacunas se basan en su estrategia de introducir instrucciones genéticas en el organismo para activar la producción de una proteína idéntica a la del coronavirus, provocando una respuesta inmunitaria.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados