Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Río Paraná

MUNDO

La región sufre por la bajante del río Paraná: los barcos del Paraguay deben cargar la mitad de su capacidad y peligra el comercio exterior

«Todo el comercio está atrasado, todo está demorado», explicaron desde el Centro de Armadores Fluviales y Marítimos del Paraguay.

Los barcos que transportan granos y otros productos por el río Paraguay están utilizando la mitad de su capacidad de carga, debido a la bajante del cauce, en medio de una sequía histórica que afecta el comercio fluvial en toda la región. La falta de agua bajó drásticamente el nivel del río que nace en Brasil, cruza Paraguay y desemboca en el río Paraná.

Los expertos sobre el clima estiman que el fenómeno que se inició hace tres años se prolongaría al menos hasta el 2022 en el país, cuarto exportador mundial de soja. La bajante en Argentina, no llega a los niveles que tuvo el país en 1944, pero desde el Sistemas de Información y Alertas Hidrológicas del Instituto Nacional del Agua, aseguró que en las próximas semanas se acentuará la bajante.

Paraguay, que produce anualmente unas 10 millones de toneladas de soja, cuenta con una flota de alrededor de 3.0000 embarcaciones que transportan producción local y parte de lo producido en regiones limítrofes por sus vecinos Brasil y Bolivia por la hidrovía Paraguay-Paraná a puertos del Río de la Plata.

«La situación es crítica y delicada. Hay una gran proporción de las bodegas que está sin usar, lo cual se traduce en un costo directo a la hora de llevar los productos al Río de la Plata», dijo a Reuters César Jure, presidente de la Cámara Paraguaya de Exportadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco).

«A fin de año estaríamos todavía con inventario de mercadería que exportar, tanto para la industria como para la soja en granos. La cosecha nueva tendrá que esperar en silos hasta que podamos liberar la vieja», agregó el agroexportador. Por su parte, el director del Centro de Armadores Fluviales y Marítimos del Paraguay, Juan Carlos Muñoz, dijo que la sequía hizo que los tiempos de viaje hacia el Río de la Plata se triplicaran.

«Todo el comercio está atrasado, todo está demorado. Es un año complicado ya que el 96% del comercio de ultramar de Paraguay se maneja por el río y esto implica una afectación muy importante a la economía nacional», agregó. La siembra de la soja que se inicia el próximo mes podría verse afectado por la falta de fertilizantes, dijo Muñoz.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados