La región sufre por la bajante del río Paraná: los barcos del Paraguay deben cargar la mitad de su capacidad y peligra el comercio exterior

«Todo el comercio está atrasado, todo está demorado», explicaron desde el Centro de Armadores Fluviales y Marítimos del Paraguay.