Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Los Monos

SOCIEDAD

Máxima tensión en Rosario por el juicio a Los Monos: cómo se cuidan los fiscales al salir a la calle

Matías Edery, uno de los cuatro fiscal del juicio, habló también de lo «llamativo» del teléfono en la celda del líder narco.

Continúa la polémica por el descubrimiento de un teléfono fijo en la celda de el líder de la banda narco Los Monos, Ariel «Guille» Cantero. Este junto a otros ocho delincuentes, están acusados de balear inmuebles de jueces y fiscales en mayo de 2018. Matías Edery, uno de los cuatro fiscal del juicio realizado en Rosario, admitió que días atrás fue a comprar una pizza «con un chaleco antibalas».

«Los presos tienen acceso a un teléfono, pero lo raro es que lo tenga en su celda», aseguró Edery en diálogo con América TV por la situación de Ariel «Guille» Cantero. «Esto lo tendrían que haber previsto antes de haber puesto el teléfono. Es muy llamativo y lo planteamos mucho en la fiscalía, porque muchos de los criminales más peligrosos de Rosario están en cárceles federales y tenemos este tipo de problemas», comentó el fiscal.

Edery contó que vive, por seguridad, con chaleco antibalas puesto, y hace unos días pasó una situación muy particular: «Pedí una pizza y, como no me la podían traer, la fui a buscar. Y cuando me bajé, lo tenía puesto. De todos modos, no lo uso todo el tiempo, pero sí en los traslados». Contó además que tiene custodia hace tres años y que viven amenazados. «El hecho de que tiroteen el lugar donde trabajamos es una amenaza, más allá de que no son amenazas directas», remarcó.

«Creemos que fuimos a un juicio sobre 14 atentados sobre domicilios de jueces y fiscalías. Creemos que tenemos muchas pruebas y evidencias para que los condenen. Ojalá lo hagan de la forma que nosotros lo solicitamos», contó el fiscal. Aseguró que no solo está Ariel «Guille» Cantero, sino que son ocho más los imputados y por los que se pidió condena.

La polémica explicación del teléfono en la celda

La interventora del Servicio Penitenciario Federal (SPF), María Laura Garrigós de Rébori, aseguró que el teléfono secuestrado en la celda que ocupa Ariel «Guille» Cantero en la cárcel de Marcos Paz era «público» «No es un teléfono público que se amura a la pared, son esos teléfonos que se pueden mover, que tienen un cable largo. Durante el día las celdas están abiertas y probablemente lo hayan corrido hacia la celda. No es otra cosa que esto. Todos tienen acceso al teléfono público», indicó.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados