Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Buenos Aires

SOCIEDAD

22 de septiembre: federalización de Buenos Aires

Buenos Aires en sus comienzos nació como ciudad y capital de estas tierras, ya que también en sus inicios fue llamada “Puerta de las tierras del Plata”.

(Por R. Federico Mena-Martínez Castro).-Buenos Aires en sus comienzos nació como ciudad y capital de estas tierras, ya que también en sus inicios fue llamada “Puerta de las tierras del Plata”, siempre considerada como la hermana mayor durante la colonia y, tanto próceres como San Martín y Belgrano respetaron su ascendiente moral y material, a pesar que los caudillos del interior siempre procuraron disputar parte de su hegemonía en la época de Rivadavia, y por la fuerza durante la dictadura rosista.

El poder ejecutivo nacional bajo la presidencia del tucumano Nicolás Avellaneda puso bajo la jurisdicción de la nación lo que comprendía el territorio de la Municipalidad de la ciudad de Buenos Aires, situación ésta que siempre había sido una genuina aspiración de las provincias del interior, no así de Buenos Aires, pues al ser el único puerto remanente, pues debido a  equivocadas políticas rivadavianas, ya habíamos perdido el Puerto de Cobija sobre el océano Pacífico. Se concretaba así  la desvinculación política de la capital con las provincias.

Al estar dotada de un puerto de aguas profundas y otro en el del Río de la Plata, se acentuaba la desproporción y la tirantez entre las provincias federadas del interior con Buenos Aires.

Ya desde los inicios, en tiempos de la Revolución de Mayo, la desigualdad se hacía cada vez más evidente al punto que la Junta y los porteños fueron renuentes a la aceptación de los diputados del interior, cuestión que fue acrecentándose durante los Triunviratos y el Directorio. Esta tensión se hacía evidente al punto de que los intentos de sancionar una constitución, en los años 1819 y 1826, fracasaron al centralizarse el poder administrativo sobre todo el territorio. Era pues una constitución unitaria. El Pacto Federal posteriormente estuvo dirigido a evitar que esta situación se prolongara en el tiempo. 

Finalmente, la Constitución Nacional sancionada en Santa Fe el 1 de mayo de 1853 estableció que la capital del país o sea de la Confederación, sería la ciudad de Buenos Aires, pero las convulsiones políticas seguirían manifestándose, pues la representación equitativa provocó un profundo malestar en Buenos Aires, pues recortaba parte de sus privilegios provocando una inmediata separación del Estado de Buenos Aires. Como conclusión la Confederación Argentina se radicó en la ciudad de Paraná federalizada bajo el nombre de Territorio Federal de Entre Ríos. Esto ocurría después de Caseros por orden de Justo José de Urquiza. Una ley sancionada el 6 de mayo de 1853, después de la jura de a constitución se fijó la condición federal de Buenos Aires que no reconoció la jurisdicción dispuesta por la Convención, que llevó de hecho a la separación de la Confederación con Buenos Aires hasta 1860, a pesar de haber reformado algunos ítems del texto donde se obviaba el tema de la federalización.   

Bartolomé Mitre que triunfará en Pavón le restituyó su jerarquía. El presidente Sarmiento, pupilo provinciano en Buenos Aires y porteño en las provincias vetó una ley que mandaba a instalar la capital en un pequeño pueblo cordobés.

Entre 1863 y 1880 las autoridades federales residieron en Buenos Aires, pero careciendo de autoridad administrativa inmediata sobre el territorio en el que se alojaban. Posteriormente en 1874, al ser elegido presidente Nicolás Avellaneda, Mitre encabezó una revuelta que fue derrotada por las fuerzas leales al gobierno federal en la batalla de La Verde, y luego a su seguidor José Miguel Arredondo, en la batalla de Santa Rosa por parte de otro tucumano, el general Julio Argentino Roca, situación ésta que le valiera tomar el camino hacia la presidencia.

La relación de las autoridades federales y bonaerenses continuó siendo incompatible, y Mitre, cabeza del Partido Nacionalista respaldó la abstención electoral, mientras el gobernador de Buenos Aires Carlos Casares procedió a endurecer aún más la separación con el poder federal.

A todo esto, Avellaneda procuró enfriar la situación decretando una amnistía a los insurrectos, pero sin resultados positivos.

Corría el año 1880 y las perspectivas de llegar a la presidencia por parte de Mitre, se vieron ensombrecidas por el apoyo de Avellaneda hacia Roca. Esto se robusteció cuando el gobernador de la provincia, con la anuencia de Mitre, en uno de sus discursos manifestó que el gobierno federal era “huésped” de Buenos Aires.

Al intentar Avellaneda legislar la federalización de Buenos Aires, Tejedor ordenó aprestos militares con la formación de milicias, entonces el Congreso de la Nación, prohibió a las provincias movilizaciones sin el expreso consentimiento federal, siendo ignorada por la provincia rebelde.

Esta actitud beligerante de Buenos aires motivó que el presidente Avellaneda dispusiera que el gobierno federal se trasladara transitoriamente al pueblo de Belgrano. Partieron hacia allí, el Senado, la Corte de Justicia y parte de la Cámara de Diputados, todo esto antes de que el ejército nacional sitiara Buenos Aires.   

Se sucedieron fieros combates en Olivera, Puente Alsina, en Barracas, y en Los Corrales cerca de la localidad de Flores, donde las fuerzas de Tejedor fueron derrotadas. Mitre propició un acuerdo que disponía el desarme de la milicia provincial junto con la renuncia de Carlos Tejedor. Posteriormente el congreso disolvió la legislatura bonaerense y con fecha 24 d agosto, Avellaneda presentó un proyecto de ley declarando a Buenos Aires, capital de la república. Esta ley fue promulgada por el nuevo presidente Roca y aprobada con fecha 6 de diciembre. Con esta ratificación se separaba Buenos Aires de la provincia homónima, constituyendo su capital en la ciudad de La Plata, fundada por Dardo Rocha el 19 de noviembre de 1882.

Buenos Aires y las provincias del interior desde su misma conquista y fundación fueron diferentes, situación que parece mantenerse hasta estos días. En consecuencia, los nacidos en la provincia se denominan bonaerenses, mientras que los nacidos en la ciudad porteños.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados