Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Alemania

MUNDO

Alemania: de cara a las elecciones, la izquierda juega sus cartas

En los comicios se elegirá al nuevo sucesor de Angela Merkel, quien renunciará después de las elecciones.

Este lunes, el partido de izquierda Die Linke se presentó como posible socio de coalición de los socialdemócratas y los Verdes tras las elecciones del 26 de septiembre en Alemania, argumentando que ofrece a los dos grandes grupos mejores posibilidades de aplicar sus políticas sociales.

El ascenso del Partido Socialdemócrata de centroizquierda, a la cabeza de las encuestas sobre los conservadores de la canciller Angela Merkel, ha centrado la atención en Alemania y fuera de ella en las posibles opciones de coalición tras las reñidas elecciones. Estos comicios definirán quien será el nuevo canciller, tras los 16 años de liderazgo estable de centro-derecha bajo la dirección de Merkel.

Un sondeo de INSA para el diario Bild, publicado este lunes, mostraba que el SPD ampliaba su ventaja con un 26% de apoyo, por delante de los conservadores, con un 20,5%, y de los Verdes, con un 15,5%. Los Demócratas Libres, que son favorables a la actividad empresarial, se sitúan en el 12,5% y la Linke en el 6,5%.

«Estamos dispuestos a asumir la responsabilidad del Gobierno», dijo a la prensa Dietmar Bartsch, líder de Die Linke en el Bundestag, la cámara baja del Parlamento. Olaf Scholz, el candidato del SPD a la cancillería, dijo el domingo que quería gobernar con los Verdes, de tendencia izquierdista. Sin embargo, las encuestas sugieren que necesitaría el apoyo de un tercer partido para alcanzar una mayoría estable en el Parlamento, informó Reuters.

Ese triple empate apunta a una alianza entre el SPD y los Verdes con los Demócratas Libres (FDP), que preferirían aliarse con los conservadores, o con Die Linke, herederos del Partido Comunista que gobernó la antigua Alemania del Este durante cuatro décadas. Tanto el SPD como los Verdes se sentirían incómodos con una coalición rojo-verde-rojo, que, según los conservadores, supondría un importante alejamiento de la corriente centrista alemana.

Scholz se ha distanciado en repetidas ocasiones del partido Die Linke, afirmando que el partido no es apto para gobernar mientras no se comprometa claramente con la alianza militar de la OTAN, la asociación transatlántica con Estados Unidos y unas finanzas públicas sólidas.

Die Linke explicó que ofrece al SPD y a los Verdes la mejor oportunidad de cumplir sus promesas de campaña, como aumentar el salario mínimo nacional, incrementar los impuestos a los súper ricos y acelerar el cambio hacia las energías renovables.

Para el SPD y los Verdes, inclinarse hacia la derecha y aliarse con el FDP sería un «fraude electoral», expresó Bartsch, ya que no podrían cumplir sus promesas de campaña. La promesa de «firmeza» del candidato conservador, Armin Laschet, no está calando entre los votantes preocupados por el cambio climático, la inmigración y la pandemia del coronavirus.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados