Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Sputnik V

SOCIEDAD

¿Por qué la Organización Mundial de la Salud no aprueba la Sputnik V?

El científico y biólogo molecular Ernesto Resnik analizó el proceso.

Mientras el mundo avanza en imponer el requisito de tener el esquema de vacunación completo para ingresar de un país a otro, un porcentaje importante de naciones no reconocen a la Sputnik V como una vacuna válida debido a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) aún no la autorizó. Por lo tanto, cientos de turistas inoculados con el fármaco ruso no podrán ingresar a regiones como Europa o Estados Unidos.

«La Sputnik es una vacuna excelente, es increíble que la OMS no la haya aprobado y le ponga trabas, hay una historia geopolítica detrás que nadie habla», enfatizó el científico y biólogo molecular Ernesto Resnik en declaraciones a Radio 10. La semana pasada el organismo internacional frenó el proceso de autorización del suero producido por el Instituto Gamaleya debido al registro de infracciones en una planta de producción.

«El proceso para la lista de uso de emergencia de Sputnik V se suspendió porque mientras inspeccionaban una de las plantas donde se fabricaba la vacuna, encontraron que la planta no estaba de acuerdo con las mejores prácticas de fabricación», expresó la OMS. Ante este escenario, el científico señaló que «no entiende» la decisión y comparó este episodio con el caso de contaminación en lotes de la vacuna Johnson & Johnson.

Este hecho ocurrió a comienzos del mes de junio cuando, según confirmó el Gobierno de Estado Unidos, se debieron descartar «varios lotes» debido a un error técnico que los volvió inutilizables. De acuerdo a la información oficial, se trató de 60 millones de vacunas producidas en un laboratorio de Baltimore que estaba siendo investigado porque sus empleados habían mezclado ingredientes equivocados en la fabricación de una partida de inmunizantes.

«También pasó lo mismo con una partida de AstraZeneca en Estados Unidos. Sin embargo, la OMS no viajó ahí para documentarlo», enfatizó y agregó: «Es rarísimo, sobre todo el último argumento que puso (para no autorizar la Sputnik). Acá no hubo contaminación y ni siquiera son reglas regulatorias, son normas determinadas que generalmente ponen las empresas bioquímicos».

«El Instituto Gamaleya tiene sus propias pruebas respecto a la vacuna y eso se acepta en todo el mundo, no tendría que ser una excusa», insistió. Por último, Ernesto Resnik resaltó el «buen» funcionamiento de la Sputnik V en los países donde se aplica y destacó que «todo indica que la Sputnik es una vacuna segura, eficaz, no tiene contaminación».

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados