Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Argentina

SOCIEDAD

¡Arde la Patagonia Argentina! Un recuerdo clamoroso del General Julio A. Roca

!-- nota movil abajo titulo reponsive -->

Conquistador de la Patagonia Argentina, con sus claros y oscuros.

(Por R. Federico Mena-Martínez Castro). – Los portales de Argentina inundan de noticias a cada momento acerca de los cotorreos de Icardi, Wanda Nara y la China Suárez, como acontecimientos de gran importancia frente a la urgencia de una definición por parte de la conducción nacional en lo que atañe a la situación Mapuche en el sur de nuestro país, hecho vergonzoso debido a la incultura de este pobre país que ya no puede soportar la magnitud de esta devastación social, económica y cultural.

En nota anterior acerca del fallecimiento del general Roca decíamos entre otras cuestiones que “La denominación de Conquista del Desierto, obedece a dos motivaciones. Una de ellas es que la Patagonia era una región deshabitada por la rigurosidad de su clima seco”.

“La región estaba habitada por indios tehuelches que, paulatinamente fueron asimilados por los mapuches provenientes de Chile. Estos, conformando malones hacían frecuentes incursiones a las estancias vecinas, robando ganados que posteriormente los vendían en Chile, sustrayendo a la vez mujeres que eran luego sus concubinas”.

“Otro de los motivos para llevar a cabo esta guerra, era que el presidente Nicolás Avellaneda temía que Chile, luego de la guerra del Pacífico que le había permitido incorporar valiosos territorios, había emprendido la conquista al sur del río Bío-Bío, frontera natural entre los dominios del Imperio Español y los Mapuches. Chile llamó a esta campaña “pacificación de la Araucaria”

Pues bien, la Araucaria en Chile también está ardiendo, con la diferencia de que allí se tomaron medidas distintas. En nuestro país los pseudo mapuches tienen entre sus reclamos, la recuperación de sus tierras ancestrales, la libertad económico-productiva y el reconocimiento de una identidad cultural.

Hay oscuros intereses detrás de la fachada de violencia, donde la política no es ajena a los mismos, ya que el propio presidente de la nación envió algunos miembros de la gendarmería nacional sin mediar compromiso oficial alguno para acallar las voces que le condenan. Sugirió a la gobernadora de Río Negro que forme “un cuerpo específico policial”.

Siguiendo la misma línea de conducta mamarracha y antinacional el ministro de Seguridad, el innombrable Aníbal Fernández dijo a la gobernadora Arabela Carreras que “no puede exigir nada”, asegurando que no corresponde a la Nación.

El ex senador por Río Negro Miguel Ángel Pichetto se unió a las coherentes voces de repulsa diciendo que es urgente que las fuerzas federales intervengan para poner fin al conflicto del sur para preservar “la soberanía e integridad territorial”.

Hay voces contundentes que critican al presiente Fernández, campeón de todas las torpezas, instándole a abandonar su postura de promotor de la violencia terrorista, para poner a los insurgentes y falsos mapuches ante los estrados de la justicia.

El sur está en peligro al punto que quienes deseen ingresar a los lagos aledaños no pueden hacerlo so peligro de ser muertos, y en última instancia impedidos de hacerlo.

La tensión entre la gobernadora de Río Negro y el gobierno nacional, es cada vez más tirante, y ante el pedido desesperado de quién no puede con la cuestión, que excede sus posibilidades, el jefe de estado aseguraba que “es la propia ley 24.059 de Seguridad Interior la que define que la fuerzas federales y provinciales actuarán en conjunto, cuando se encuentren empeñadas en el restablecimiento de la seguridad interior”. El absurdo presidente que detentamos afirmaba que “no es este el caso ni mucho menos”.

¿Qué idioma habla nuestro jefe de estado? ¿Qué papel mandó a representar al embajador en Chile que apoyó aviesamente a los terroristas incendiarios en la persona de Facundo Jones Huala, detenido en el vecino país y acusado en el nuestro por distintos hechos delictuosos?

Hay de hecho un abandono presidencial en la cuestión patagónica, mientras instruye a la cancillería argentina a dar protección al delincuente Huala que niega la existencia de nuestro país, habiendo sido condenado en Chile.

Los terroristas quieren fundar una nación mapuche dentro de nuestro territorio, aunque parezca mentira con el apoyo de autoridades cristinistas. Se dicen representantes mapuches, aunque son repudiados por la mayoría de los auténticos miembros de esa tribu. Su modo operandi es la vandalización de lo que encuentran y atacan fieramente a los que se le resisten, desconociendo la bandera argentina.

Cristina y sus militantes los consideran revolucionarios. Motivo por el cual los asisten y promocionan las ocupaciones. ¿Intereses espurios y locura concomitante?

También los intendentes del Bolsón y Bariloche piden asegurarse de tener las garantías de estar dentro del territorio nacional y exigen que el terrorismo sea combatido como corresponde al gobierno que mal preside Alberto Fernández. 

La cuestión mapuche ha generado debates que van desde la discusión jurídica, la controversia historiográfica y uso del controvertido término terrorista.

Historiográficamente la Conquista del Desierto y la ocupación de La Araucaria, tiene varias aristas algunas justas y otras injustas que no atañen en este momento cuando la circunstancia es una brasa caliente en manos de un gobierno que no sabe qué hacer. 

Lo cierto es que luego de la Conquista, el gobierno del salteño José Félix Uriburu fiscalizó y subastó 900.000 hectáreas a diez ciudadanos ingleses que pasaron luego a una compañía inglesa” Argentinian Southern Land Company” que recibieron estas tierras como pago del Estado Argentino a la Corona Británica por haber financiado la mencionada Conquista del Desierto, así es como se convirtió en un fabuloso negocio que fueron concertadas en secreto y fuera de la ley. Así es como el paquete accionario pasa a manos del grupo Benetton. Esto justamente es lo que no debió hacerse y uno de los reclamos de los insurgentes.

Lo cierto también es que gracias a esta conquista la Argentina adquirió la Patagonia extendiendo grandemente sus fronteras territoriales. ¿Para qué sirvió? Para que los Kirchner y los Báez se apoderaran de parte de ella, mientras los portales argentinos siguen los devaneos de Wanda Nara e Icardi, vergüenza internacional.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados