Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Martín Lousteau

POLÍTICA

«Código de viejos sicarios»: la fuerte crítica de Martín Lousteau contra Aníbal Fernández

«El problema es que Aníbal Fernández está convencido de que lo que hace no es un abuso de su autoridad», explicó.

banner

El senador de Juntos por el Cambio, Martín Lousteau, lanzó una fuerte crítica contra el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, luego de su polémico mensaje a través de las redes sociales para Cristian Dzwonik, más conocido como Nik, quien había criticado al Gobierno en su cuenta de Twitter: «Es casi el código de los viejos sicarios«, señaló en una fuerte crítica hacia el funcionario.

En este sentido, expresó que «está claro que fue una amenaza a alguien que expresó una opinión distinta», durante una charla virtual junto al expresidente de Uruguay, Julio María Sanguinetti, que llevó el título de “Los desafíos de la democracia en América Latina”. Además, sostuvo que si el líder de la cartera de Seguridad «lo hizo sin entender que tiene el peso del Estado detrás de él, es un hecho de una enorme gravedad».

«Si lo hizo entendiéndolo, es mucho más grave aún», agregó y amplió: «Un ministro de Seguridad que tiene las expresiones que tiene, y que además se justifica diciendo que la familia, los hijos y la casa son un templo, que es casi el código de los viejos sicarios». En este marco, el hecho lo comenzó a conversar el uruguayo, quien comentó: «Es una expresión infeliz y amenazante de un ministro argentino».

Por su parte, el funcionario argentino afirmó que tenía una «opinión diferente», dado que no creía «que lo de Aníbal hubiera sido una expresión desafortunada», sino más bien una «concepción patrimonialista del Estado del poder». Mientras que en la previa, ya se había referido al tema: «Cada aclaración del ministro de Seguridad empeora. Su primera respuesta tiene poco o nada que ver con el tweet original de @Nikgaturro. Por ende, no se trata de un ‘debate’, concepto que usó como justificativo».

Por último, cerró: «Después dijo que no se trató de una amenaza pero sostiene que para él ‘los hijos, las casas y las mujeres son templos’. Casi el código de honor de los antiguos sicarios. El problema es que Aníbal Fernández está convencido de que lo que hace no es un abuso de su autoridad. El poder del Estado está para defender a la sociedad de las pulsiones de individuos así. No para que ellos se apropien de su poder y lo utilicen contra otros que piensan distinto».

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados