Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Afganistán

MUNDO

Escuelas en el norte de Afganistán aún reciben niñas pese a las nuevas normas de los talibanes

«En los lugares donde las escuelas están abiertas, están abiertas, no hay obstáculos ni barreras para ellas», manifestaron desde el Gobierno provincial.

Desde que los talibanes tomaron Kabul a mediados de agosto, se aplicaron ciertas medidas sobre todo el territorio de Afganistán. Una de ellas, es que las niñas no deben ir a la escuela, pero del norte del país, los establecimientos educativos han estado abiertos para todos los estudiantes.

Las escuelas secundarias permanecen cerradas para las niñas en gran parte del país, pero en Mazar-i-Sharif, cerca de la frontera con Uzbekistán, las autoridades locales han adoptado un enfoque diferente. El jefe de la dirección de Cultura e Información en la provincia norteña de Balkh, Zabihullah Noorani, explicó que «las lecciones en muchas escuelas continúan para niños y niñas».

«En los lugares donde las escuelas están abiertas, están abiertas, no hay obstáculos ni barreras para ellas», manifestó. «Aquí, no hay obstáculo ni barrera para la educación de las niñas», agregó. «Mi punto de vista y el de todos los demás funcionarios y líderes del Emirato Islámico es que nuestras hermanas mujeres tienen derecho a estudiar como los hombres», dijo, utilizando el término empleado por los talibanes para su Gobierno.

La educación de las niñas se ha convertido en uno de los temas más sensibles para los países occidentales que tratan con Afganistán desde que el Gobierno talibán ordenó que las escuelas superiores al sexto grado abrieran para los niños, pero les explicó a las estudiantes mujeres que se quedaran en casa hasta que las condiciones les permitieran volver a clases, informó Reuters.

Los funcionarios talibanes niegan que haya habido una prohibición total, pero a medida que han pasado las semanas, no ha habido señales de que todas las niñas vuelvan a la escuela y no hay una explicación clara o indicación de cuándo podrían reiniciar su educación.

La diferencia entre Mazar-i-Sharif y otras áreas, es un ejemplo de las grandes diferencias que existen entre las ciudades relativamente modernas y liberales y las zonas rurales conservadoras de Afganistán, donde la educación de las niñas ha sido escasa durante mucho tiempo.

Maryam, una joven de 15 años en el décimo grado en esta región, dijo que había ido a la escuela sin interrupción, a pesar de los estrictos requisitos de vestimenta impuestos por los talibanes. Quiere seguir estudiando y espera llegar a ser doctora algún día. «Estas restricciones han hecho que algunas niñas pierdan interés, pero aún así nos alegramos de que al menos vayamos a la escuela», declaró.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados