Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Unión Europea

MUNDO

Fuerte discusión en la Unión Europea por los planes de gasto de Polonia y Hungría

Mientras los planes de otros 19 países del bloque ya han sido aprobados, Varsovia y Budapest llevan meses esperando que se les dé el visto bueno.

En el mes de noviembre, la Comisión Europea aprobaría los planes nacionales de recuperación de Polonia y Hungría financiados por la Unión Europea, pero establecerá condiciones relacionadas con el respeto del Estado de Derecho para la liberación de los fondos del bloque.

Los planes de Polonia y Hungría y otros 25 países europeos forman parte del plan de 800.000 millones de euros del bloque para reactivar la economía, tras la pandemia del coronavirus, mediante subvenciones y préstamos muy baratos que se desembolsarán hasta 2026.

Si se aprueba, Polonia podría obtener 23.000 millones de euros en subvenciones y 34.000 millones en préstamos baratos, mientras que Hungría puede esperar 7.200 millones de euros en subvenciones durante los próximos años. Mientras los planes de otros 19 países ya han sido aprobados, Varsovia y Budapest llevan meses esperando que se les dé el visto bueno.

La autorización del Ejecutivo está paralizada porque la Unión Europea considera que los partidos gobernantes de ambos países están socavando la independencia de los tribunales, los medios de comunicación y las organizaciones no gubernamentales, y que en Hungría tienen problemas de corrupción, informó Reuters.

El Gobierno nacionalista de derechas de Polonia también se niega a aplicar los veredictos del máximo tribunal europeo. Estas deficiencias se recogen en lo que el bloque denomina Recomendaciones Específicas por País, que la Comisión dirige anualmente a todos los Estados miembros. El cumplimiento de estas recomendaciones es una condición para la aprobación de las subvenciones y préstamos de la Unión Europea en el marco del plan de recuperación.

El acceso a miles de millones de euros del fondo de recuperación de la UE es crucial para que la coalición gobernante polaca, muy escéptica con respecto al euro, se afiance antes de las próximas elecciones de 2023, así como para el partido derechista Fidesz del primer ministro húngaro, Viktor Orban, que afronta las elecciones de abril de 2022.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados