Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Desaparecidos

SOCIEDAD

Golpe de Estado de 1976: avanzan con la extradición de un sacerdote acusado por delitos de lesa humanidad

La Secretaría de Derechos Humanos se presentará como querellante ante la causa que investiga al excapellán Franco Reverberi. Actualmente, el imputado reside en Italia, su país de nacimiento.

La Secretaría de Derechos Humanos avanza en el proceso de extradición de un sacerdote católico que estuvo implicado en delitos de lesa humanidad durante el Golpe de Estado de 1976 y la posterior dictadura militar. Franco Reverberi está acusado por haber sido cómplice de los delitos en el centro clandestino de detención “La Departamental”, ubicado en San Rafael, provincia de Mendoza.

Según el comunicado del Ministerio de Justicia, la Secretaría de Derechos Humanos se presentó como querellante para acelerar la extradición del imputado. Durante esa época, Reverberi fue capellán auxiliar del Escuadrón de Exploración de Montaña VIII de San Rafael. Tomando en cuenta el testimonio de sobrevivientes, el escrito detalló que todos aseguraron haberlo visto junto con los miembros de las fuerzas armadas y de seguridad.

El comunicado expresa que los supervivientes “relataron que el sacerdote estaba presente durante golpizas y tormentos, y que les decía a los detenidos que tenían que colaborar con las fuerzas armadas”. Además, la noticia oficial destaca que las declaraciones contra el sacerdote católico empezaron a surgir durante 2010, cuando comenzaron a realizarse los primeros juicios de lesa humanidad en Mendoza.

La Justicia procesó a Franco Reverberi por “ser partícipe secundario de homicidios, tormentos y privaciones ilegales de la libertad, y como integrante de una asociación ilícita”. Un antecedente que destaca el escrito es la condena a prisión perpetua del excapellán de la policía bonaerense, Christian Von Wernich, también con dificultades en su procesamiento por su condición de eclesiástico.

“La Departamental” o “Casa Departamental” funcionó en el Palacio de Justicia de San Rafael ante el silencio cómplice de fiscales y jueces. Allí, miembros de las fuerzas armadas torturaron y desaparecieron a decenas de personas. Uno de los imputados por la megacausa es el exintendente Luis Stuhldrehe, quien colaboró para que el centro clandestino de detención pudiera seguir operando.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados