Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Nazarena Vélez
Nazarena Vélez.

ESPECTÁCULO

«Me dio un ataque al corazón»: Nazarena Vélez decidió romper el silencio y habló de lo que ocurrió

!-- nota movil abajo titulo reponsive -->

Quiso compatirlo delante de las cámaras.

Fue realmente conmocionante lo que se vivió en «A la Tarde», el ciclo que conduce Karina Mazzocco en América TV, donde entrevistaron nada más y nada menos que a Nazarena Vélez. La actriz y productora se mostró más sincera que nunca y habló de todo lo que vivió debido a su adicción a las anfetaminas, lo que le causó graves problemas, tal como lo comunicó en vivo.

«Yo nunca tuve un cuerpo como el que se vendía en las revistas. Para hacer todas las tapas que yo hice, tenías que tener un cuerpo tallado a mano y yo no lo tenía. Soy mamá desde los 19 años, me salieron estrías, celulitis, encima me encanta comer. Para mí es un planazo estar en familia comiendo, pasándola bien. No soy de las mejores que comen y no engordan, uo engordo. Tomaba anfetaminas, me volvía loca porque el cuerpo que me exigían para el tipo de trabajo que yo hacía, era flaquísimo», sostuvo.

«En mi primera publicidad me hicieron baja tres kilos de un miércoles a un sábado. Yo que tenía menos autoestima que nadie, fui, tomé laxantes y diuréticos y lo hice. También tiene que ver con lo que uno hace. Me estuve por morir. Dejé de tomar las anfetaminas porque me dio un ataque al corazón. Mucha gente me dice que no siga hablando de las anfetaminas, pero la verdad es que la gente no tiene noción de lo tóxica que son. Yo no lo sabía«, señaló Nazarena Vélez.

Pero esto no fue todo, ya que inmediatamente fue por más. «Tenía la boca seca, no tenía hambre, tenía náuseas y lograba el peso que yo quería. Mi estado de ánimo era insoportable, yo temblaba mucho. Había un montón de cosas, no podía dormir. Cuando yo me pasé, estaba esperando a los nenes que venieran del colegio, empecé a sentir algo en el corazón. Me tiré en la cama y cuando me quería levantar, no podía. La cabeza me funcionaba y el cuerpo no. Sentía que tenía hormigas, bichos, fue horrible», lanzó.

«Lo único que yo decía era ‘ojalá no me muera para que Barbie y el Chino no me encuentren acá con una sobredosis’. Tuve que hacer terapia. Después de las anfetaminas tenés una abstinencia de locos. Yo me encontré arriba de un techo, yo me escapaba para ir a una farmacia. Mis viejos tuvieron que firmar una autorización porque me querían dejar internada, y yo no quería dejar el laburo. Las dejé ese día, dije ‘hasta acá’. Tengo secuelas hasta el día de hoy, me tiemblan las manos. Si a mí no me pasaba lo del infarto todavía las seguiría tomando. No es que estoy curada, yo cuanto más flaca estaba más trabajo tenía», finalizó.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados