Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Luis Novaresio

ESPECTÁCULO

«Me quedé en la calle»: consternación en América TV por el relato que estremeció a Luis Novaresio

Lo quiso compartir con los televidentes.

Fuertísimo. De esta manera se vivió la última edición de «Debo decir», el ciclo que lleva adelante Luis Novaresio a través de la pantalla de América TV. Delante de todos los televidentes, una de las invitadas que más dio que hablar fue nada más y nada menos que Nazarena Vélez. La actriz y productora quiso compartir la parte más dura de su vida, marcada por su adicción a las anfetaminas y la muerte de su pareja, Fabián Rodríguez.

«¿Alguna vez sentiste que te iba a morir?», quiso saber el conductor. «Sí, lamentablemente sí. Cuando dejé las anfetaminas, me quedé tirada en la cama, me quería levantar y no me podía mover. La cabeza me funcionaba y el cuerpo no. Sentía el corazón latir fuerte. Los nenes estaban en el colegio, tenía a Barbie y al Chyno… y dije ‘me van a encontrar muerta acá, Dios mío'», señaló.

«Yo me drogaba, eso era droga… Yo me acuerdo que me agarró como un pre infarto, el médico me dijo que hiciera de cuenta que tenía 30 líneas de cocaína en el cuerpo. Esto era para estar flaca, yo lamentablemente pertenezco a una generación donde la gordofobia era muy grande. Yo cuando veía los programas era el gordo bo…, el tonto, era fuerte. Yo de chiquitita era gordita y en el colegio los chicos son muy crueles», sostuvo Nazarena Vélez.

«A los catorce o quince años pegué el estirón y empecé a trabajar como modelo, para mí era una necesidad laburar. Yo siempre tuve mucha cola y en el primer comercial en el que quedé me dijeron ‘tenés que bajar tres kilos’ de un miércoles a un sábado. Yo no quería perder la plata, quería laburar. Me fui a la farmacia para comprar laxantes y diuréticos, llegué deshidratada. Con el tiempo y la gran presión social y la necesidad de laburar, sacrifiqué mi salud», apuntó.

Fue en ese momento, cuando contó el cambio que realizó tras la muerte del padre de Thiago. «A las anfetaminas las dejé porque me pesó mi lado de mamá. Yo me considero una muy buena mamá, yo doy todo por mis hijos, pero todo. Los amo con locura, yo a Barbie la tuve a los 19. Cuando me estuve por morir, dije ‘Wow, ¿yo me creo buena mamá?’. Mirá si mis hijos me encontraban… Si no me pasaba eso, no sé si actualmente no las seguía tomando. Yo mientras más flaca estuve más trabajo tuve. Soy una mina que necesita laburar, laburé toda mi vida. Hace siete años pasó lo de Fabi y tuve que empezar de nuevo, me quedé en la calle. Es una necesidad pero priorizo la vida. Ni hablar después de lo que pasó con Fabián, mi hijo perdió a su papá teniendo tres años y medio. Cuando uno tiene un hijo se tiene que hacer cargo», finalizó.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados