«Que Dios la tenga en su gloria»: fuertísimo momento en el programa de Florencia Peña

No se guardó absolutamente nada.