Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Alberto Fernández

ECONOMÍA

El Gobierno de Alberto Fernández entre la espada y la pared: ¿Más impuestos o sinceramiento de tarifas para el 2022?

Las cuentas no cierran y lograr el crecimiento económico en el 2022 implica realizar algunas políticas antipáticas.

Los desequilibrios macroeconómicos del Gobierno de Alberto Fernández son cada vez mayores y el acuerdo con el FMI exige un ajuste para bajar el déficit fiscal y de esa forma garantizar los pagos a futuro. El oficialismo debió mantener congeladas las tarifas este año a través de un gasto exorbitante en subsidios, pero en el 2022 no tendrá los DEG y tampoco el impuesto a la riqueza, ambas medidas que le permitieron al Frente de Todos estirar el plan «platita».

«Con las tarifas operando como ancla nominal, el gasto en subsidios aumentaría en 0,6% del PBI respecto del 2020, alcanzando el mayor nivel de los últimos 5 años (3,1% del PBI)», afirmó el informe de Ecolatina, consultora privada de economía, en declaraciones transcriptas por la agencia NA. El problema es que el deterioro en las cuentas fiscales se justifica con un bienestar pasajero en la clase media que no podrá ser sostenida en el tiempo sin más impuestos, emisión monetaria o deuda.

Lo cierto es que para el 2021 se espera que el déficit fiscal se ubique en un 2,3% del Producto Bruto, un número que se mejoró en 4,1 puntos con respecto al 2020, pero casi dos puntos fueron gracias al regalo extraordinario del FMI por la pandemia y el impuesto a la riqueza como medida excepcional. El problema es que ambas medidas ya no correrán en el 2022 y si el Gobierno lo resuelve con un nuevo impuesto o con más emisión monetaria, habrá menos crecimiento y más inflación.

Por otro lado, la mejora del déficit fiscal en 2021 solamente se puede generar de manera genuina a través del ajuste y esto quedó demostrado. En este año se recortó los dos principales programas desplegados durante la pandemia (IFE y ATP), y la reducción del presupuesto en la Coparticipación Federal, que es un presupuesto que se transfiere en partes desiguales a cada una de las provincias.

¿Podrá el Gobierno animarse a realizar un ajuste en los subsidios a la luz, el gas, el agua y el transporte público? Si se busca un acuerdo con el FMI, parecerá inevitable hacer un recorte en el gasto social, que es el mayor gasto por parte del Estado Nacional. La historia argentina indica que en los años que no son electorales suele haber un ordenamiento de las cuentas fiscales que terminan en devaluaciones e inflación alta para el sector privado.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados