Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Amado Bodou

POLÍTICA

Alberto Fernández planifica su agenda 2022 con críticas del ala cristinista

Los funcionarios del kirchnerismo duro se oponen al ajuste que implicaría acordar con el Fondo.

banner

El Gobierno de Alberto Fernández, además de enfrentarse a las presiones del directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la oposición, también debe confrontar a sus supuestos aliados políticos. Frente a los interrogantes sobre quién gobierna en realidad, el ala de Cristina Fernández de Kirchner, integrada por agrupaciones como La Cámpora y Soberanxs, sigue con críticas la agenda económica 2022.

Soberanxs, liderado por la exembajadora Alicia Castro, Amado Boudou y Gabriel Marotto, es una de las organizaciones más críticas al gobierno albertista, a pesar de que también formen parte del bloque del Frente de Todos. Otra de sus integrantes es Fernanda Vallejos, conocida por tildar al jefe de Estado de “mequetrefe” y “okupa” luego de perder las PASO en septiembre de 2021.

La agrupación obligó al primer mandatario a redefinir el rumbo de su administración para prevenir el ajuste, por más que especialistas hayan dicho que es sumamente necesario para no caer en default. Una de sus propuestas es que el gobierno “mande al FMI a la Corte Internacional de Justicia” para discutir sobre la “deuda odiosa” y su imposibilidad de pago, que implicaría un mayor golpe al bolsillo de los ciudadanos.

La crítica también se extendió a Gabriela Cerruti, portavoz de la Presidencia. «Los argentinos sabemos que un acuerdo con el FMI implica necesariamente un AJUSTE. Que pagan por estafa injustamente lxs que menos tienen. También sabemos que los Reyes Magos son los padres. No insulte nuestra inteligencia», declaró hace unos días.

Silencio de Cristina Kirchner

Otro de los aspectos que llaman la atención de numerosos sectores es el silencio de la vicepresidenta ante estos temas. No es la primera vez que Cristina Kirchner es cuestionada por no interceder ante los problemas urgentes del Gobierno, pero su falta de voz también es asociada al desacuerdo. A poco de presentarse un “proyecto 2×1”, elaborado a contrarreloj para evitar el default, la presidenta del Senado se ha mantenido callada.

Máximo Kirchner, jefe del PJ bonaerense designado por Alberto Fernández, también se ha mantenido en silencio. No obstante, sus allegados han plasmado su visión sobre la deuda externa, bastante parecida a la propuesta por Soberanxs. De este modo, Fernández se enfrenta a una difícil situación al tener que decidir por varias alternativas, ya que ninguna de ellas será totalmente aceptada.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados