Así podés reconocer una raza de perro

No es tan sencillo, pero tienen características puntuales.
<a href="https://elintransigente.com/animals/2019/07/29/asi-podes-reconocer-una-raza-de-perro/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-29T11:03:32-03:00">julio 29, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-29T11:04:14-03:00">julio 29, 2019</time></a>

Generalmente, quienes gustan de tener perros en casa están más o menos familiarizados con las mascotas, con lo cual algunas razas son muy familiares por el conocimiento que hay de ellas. Pero hay otras que son más difíciles de reconocer por ello hay que tener en cuenta ciertas características para saber si tu perro es de raza o no. Si bien muchos adoptan perros de la calle, otros prefieren ir en busca de estos animales.

Entre quienes quieren una raza pura, es muy común que algunos vendedores hagan maniobras fraudulentas para venderlos pese a diversos engaños, por eso es clave que entre quienes optan por comprar un perro de raza, sepan de cuál estamos hablando. No es necesario saber de memoria todas las razas existentes -detallan en el sitio especializado Mis Animales-, pero sí identificar las características principales de cada una para saber de qué estamos hablando.

Desde ahora, entonces, hay que prestar atención a los siguientes puntos:

1- El tamaño

Puede ser muy chiquito, algo pequeño, mediano o grande, pero si por ejemplo estás en busca de un Yorkshire terrier, tendrás que saber que si es de raza pura, nunca podrá tener un tamaño superior al estimado. Si escapa de esta lógica, entonces podrías estar ante una cruza, que no es lo mismo que ser un puro Yorkshire. Con las razas grandes hay que observar sus patas ya que “los cachorros con patas grandes crecerán hasta un tamaño considerable”.

2- El pelaje

El pelo también es un indicio si estás ante un perro de raza o no porque la variedad de pelaje en los canes puede ser largo, medio o corto, más duro o fino, tipo rizado, lacio o lanudo. Con esto, a su vez, va asociado el color, ya que razas como el Samoyedo sólo son blancos, o el Golden Retriever siempre es “amarillo” o el Cocker Spaniel que puede ser blanco con manchas. Ante la duda, remitirse siempre a un veterinario o ente oficial.

3- El hocico

Es una de las partes del cuerpo más claras para identificar una raza. Puede ocurrir que a lo largo de la vida del perro cambie de tamaño, pero lo cierto es que la forma seguirá siendo la misma toda su vida, y tomamos como ejemplo el Bulldog, que es un can braquicéfalo, cuya nariz es chata y siempre lo será más allá de su tamaño. También entra en juego si el hocico es arrugado, cuadrado o de otras características según su origen.

4- Características comunes

De acuerdo a la Federación Cinológica Internacional, los perros se dividen en diferentes grupos y secciones, por lo cual en cada uno encontramos razas con características similares, aunque también pueden agruparse por origen o uso. Así, se logra separar a los pastores, los boyeros, los pinscher o schnauzer, los molosos, los de montaña, los terriers, los nórdicos, los spitz o los sabuesos, entre tantos otros.

5- Pedigree

Es la base de todo, aunque también puede haber engaños. Siempre que vayas a comprar un perro de raza, hay que asegurarse que se trate de un can totalmente puro, y para ello el vendedor o el criadero debe tener su “pedigree”, que es un documento expedido por un club canino oficial donde se registra todo el árbol genealógico del animal. Esto permite certificar que es un perro de raza pura y que sus generaciones anteriores también lo fueron. De no tenerlo, no hay forma de comprobarlo.

Además, este documento también será de utilidad para un futuro. Si quien vende a un perro que asegura es de raza pura pero no tiene su pedigree, la última opción es llevarlo con un veterinario de confianza. Sólo él luego de examinarlo en detalle podrá corroborar si se trata de un perro de raza.