perro braquicéfalo

Braquicéfalos: conocé lo que se esconde detrás de la ternura de estos perros

Algo se encuentra detrás de la particularidad de esta raza canina.
<a href="https://elintransigente.com/animals/2019/08/31/braquicefalos-conoce-lo-que-se-esconde-detras-de-la-ternura-de-estos-perros/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-31T19:05:32-03:00">agosto 31, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-31T19:06:37-03:00">agosto 31, 2019</time></a>

El síndrome de braquicéfalo o síndrome respiratorio de los braquicéfalos es un conjunto de anomalías físicas que abarcan estrechamiento de orificios nasales, colapso traqueal, entre otras. Lo padecen aquellas razas que presentan una carencia de hocico y reducción de tamaño en las vías respiratorias. Braqui significa “acortado”, céfalo significa “cabeza”.

Algunas razas braquicefálicas son: Boxer, Pug, Bulldog, Pekinés, Carlino, Shar Pei, Lhasa Apso, Shih Tzu, King Charles Spaniel. Incluso hay gatos con el síndrome de braquicéfalo, como el gato Persa.

Detrás de los estornudos tan romantizados y particulares de estos perros, así como la respiración ruidosa y forzada, la intolerancia al ejercicio, tos, dificultad para tragar y susceptibilidad al calor se esconde la práctica de la selección artificial.

Sin embargo, esta característica no solo afecta su apariencia -incitando a criar perros de hocico chato y ojos saltones a causa de la ternura que le aportamos a esas facciones- sino que también afecta su fisiología, es decir, su funcionamiento.

Al tener el hocico chato, los ojos -demasiado grande para sus párpados- quedan sin una protección primaria. El tamaño desproporcionado de la mandíbula evita el crecimiento y alineamiento normal de los incisivos, colmillos, premolares y molares, lo que hace que crezcan chuecos y sin espacio. 

Así es como se ve un perro braquicéfalo, al lado de un perro normal.