¿Cómo envejecen los perros?

Asombrosos datos sobre este proceso en nuestras mascotas.
<a href="https://elintransigente.com/animals/2019/09/03/como-envejecen-los-perros/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-03T11:28:36-03:00">septiembre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-03T11:28:37-03:00">septiembre 3, 2019</time></a>

Cuando queremos calcular el envejecimiento de los perros la norma general indica que un año humano corresponde a siete caninos, regla que varía en función de la raza y el tamaño, con una serie de cambios físicos pero también en los rasgos personales y de conducta. Como la esperanza de vida de un can medio es de aproximadamente 12 años, habrá que tener en cuenta varios factores.

A la hora de calificar a estos animales como mayores, independientemente del tamaño, los dueños tienden a la confusión, advierten los profesionales porque “mientras estos consideran que un perro envejece a partir de los siete o nueve años, la mayoría de veterinarios adelantan esta cifra a los cinco o siete”. Para determinar dicha edad, los expertos se fijan en una serie de cambios asociados a la apariencia y al comportamiento.

Signos

Cambios en el color del pelaje. Como con los humanos, la aparición de canas es uno de los indicativos más notables del envejecimiento casi siempre concentrado en el hocico y alrededor de los ojos.

Cambios en los ojos. La pérdida de visión llega notoriamente con cataratas, algo que luego se traslada al hundimiento ocular, presencia de manchas marrones u otras alteraciones morfológicas que nos dan pautas claras del proceso visual en retroceso.

Fluctuación de peso. Si bien el descenso de la actividad física contribuye al aumento de peso, generalmente suele haber pérdida del mismo ya que se registra un apetito menor del animal que finalmente termina consumiendo menos comida.

Conducta urinaria. La incapacidad para contener la orina suele ser motivo de retos, cuando en realidad esto es una consecuencia de que el perro está envejeciendo. Esto, a su vez, puede ocasionar estreñimientos crónicos.

Apatía. Los dolores físicos o la falta de energía pueden llevar al aislamiento del animal, y para evitar ser castigados por otros perros, tienden a esconderse o recurrir a siestas más largas de lo normal.

Conducta agresiva. El comportamiento huraño suele combinarse con reacciones violentas en el caso de que el animal se vea resentido en sus dolencias. Incluso, el miedo suele apoderarse de las conductas reactivas y eso lo traslada a su entorno.

Desorientación. Como en los humanos, los olvidos y otra serie de alteraciones mentales pueden llevar al tropiezo u otras anomalías.

Qué hacer

Pese a que nada se puede hacer contra el paso del tiempo, llevar a cabo revisiones completas al menos una vez al año en nuestro veterinario de confianza es una sabia decisión para encontrarse con males mayores o prevenir cuadros más graves. El cómo envejecen los perros está directamente relacionado con la calidad y cantidad de atención que reciben en los aspectos que más se alteran con la vejez.

Aunque los perros ancianos tiendan al aislamiento, los dueños deben hacer todo lo posible por buscar su motivación, porque el estado de ánimo es fundamental para su fuerza. Para ello, el ejercicio es necesario para la prevención de problemas a nivel óseo y muscular, además de contribuir a su felicidad y bienestar mental. Esto, es la clave de una mejor calidad de vida en sus años finales.