¿La domesticación cambió el cerebro de los perros?

National Geographic da cuenta de una nueva investigación sobre 33 razas.
<a href="https://elintransigente.com/animals/2019/09/11/la-domesticacion-cambio-el-cerebro-de-los-perros/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-11T13:29:07-03:00">septiembre 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-11T13:29:08-03:00">septiembre 11, 2019</time></a>

El mejor amigo del hombre cambió, y lo hizo precisamente por el ser humano, el mismo que ama y adora pero que con siglos de evolución lo han convertido en uno de los animales con más razas del planeta. Es así que durante años, los criadores de perros interfirieron en el proceso evolutivo de los canes, al proceder con la combinación de especies y selección de atributos para crear una nueva raza según las características buscadas.

De acuerdo a una nueva investigación científica sobre escáneres cerebrales, a medida que el hombre fue domesticando nuevas razas, el cerebro de los perros no tuvo más remedio que comenzar a readaptarse. Es así que para la ciencia, demostró hasta qué punto la selección artificial ha afectado a la estructura cerebral de estos animales.

A raíz de ello, según el informe de National Geographic, los científicos dedujeron que las diferencias entre razas y sus comportamientos coincidían con unos patrones neuronales bien definidos. Es decir, una correlación entre estas variaciones en función de su raza, “con lo que concluyeron que estos cambios anatómicos tuvieron que producirse en la última de sus etapas evolutivas, presumiblemente como consecuencia de la domesticación”.

¿Qué significa? Que se dieron cuenta de que “las diferencias entre razas y comportamientos (como los que diferencia a los perros de presa y a los perros guardianes de los perros de compañía) coincidían con unos patrones neuronales perfectamente definidos en el cerebro, que, sin embargo, no tenían relación con otras variantes (como la forma del cráneo o el tamaño corporal)”.

El equipo científico liderado por la neuróloga en evolución Erin Hecth, de la Universidad Harvard, descubrió que “todos los perros de presa -como los perros policía- presentaban la misma variación en el cortex prefontal, un área asociada con la pertenencia al grupo y la interacción social. Otras razas presentaban rasgos característicos en función de las distintas fases del proceso de domesticación. Este era el caso de los Bulldogs, unos perros que fueron adiestrados inicialmente para controlar y guardar el ganado y que posteriormente se adaptaron para convertirse en mascotas domésticas”.

Música para perros

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó para el año 2017 que un 4,4% de la población mundial sufre de estrés y depresión, teniendo mayor énfasis en los Estados Unidos. Sin embargo, no son los únicos que sufren de estrés: las mascotas también padecen de estrés y ansiedad. ¿Cómo saber si esto es cierto? Pues bien, hay una serie de indicadores que alertan a los dueños de esta condición. ¡Pero calma! También existen una serie de alternativas para remediar estos episodios a través de la musicoterapia para perros.

Algunos de las señales de estrés y ansiedad en las mascotas son las siguientes: se la pasa aislada, no mueve la cola cuando alguien conocido se le acerca, no sale a pasear y tampoco a jugar, como poco, se desvela y tiene comportamientos repetitivos como morderse la cola o romper objetos. Del otro lado de la moneda, también están los perros que dependen las 24 horas de su dueño que, más que un gesto de amor, es un llamado de atención.

“Hoy en día sabemos que el sistema nervioso central de nuestras mascotas tienen más similitudes con el nuestro de las que pensábamos. Neurotransmisores involucrados en el estrés, dolor, ansiedad y otros procesos patológicos presentes en el humano, también están en el perro. Ello repercute en su comportamiento y salud en general”, así lo confirmó el veterinario especialista en comportamiento animal, Pablo Sehabiaga.

A juicio de Sehabiaga, “la música se convierte en una herramienta para bajar la guardia, lo que le permite a la mascota dejar de tensionar los músculos (…) Se ha observado que cuando un perro ve a sus dueños bailar, interpreta que están jugando con él, y las mascotas que juegan liberan endorfinas que los hacen felices”. Otras de las señales que demuestran si un perro es realmente feliz, están en esta nota publicada en el diario El Intransigente.

1. Música clásica y masajes

De acuerdo al veterinario y directivo de una clínica veterinaria en Uruguay, “la música clásica combinada con masajes suaves es una excelente opción para  calmar al perro (…) Algunos autores comparan la música con las cualidades de una droga; con efectos claros sobre el metabolismo, la respiración, el ritmo cardíaco, las secreciones de ciertas hormonas y neurotransmisores, entre otros”.

2. Música para liberar endorfinas

Sehabiaga dice: “Las melodías clásicas mejoran el humor, reducen el dolor, disminuyen la presión sanguínea y los niveles elevados de adrenalina presentes en situaciones de estrés. Ayudan a reducir la frecuencia cardíaca y respiratoria, lo que se refleja en una importante relajación muscular”.

3. Música para aumentar la energía

El experto en canes explicó lo siguiente: “Si el objetivo es lograr un aumento de la energía muscular, por citar un ejemplo, una melodía más estimulante será más la adecuada. También se ha comprobado que los animales disfrutan de la música con tambores, violines y guitarras. Pero todo dependerá de las características de cada mascota”.

4. Música para aliviar el dolor

En este particular Sehabiaga aclaró que la música no es mágica y que tampoco pretende sanar al animal por completo. Debe ser tratado como un método alternativo para mermar la ansiedad en los animales. “Para lograr los resultados esperados, el ambiente donde se realice debe ser tranquilo, armónico, familiar y predecible”. Así que la música de relajación funcionará muy bien para los peludos ansiosos, estresados, tímidos, agresivos o preocupados.