¿Los perros pueden reconocer a los miembros de una familia?

Puede ser obvio, pero ¿por qué los canes diferencian entre caras conocidas y no conocidas?
<a href="https://elintransigente.com/animals/2019/09/24/los-perros-pueden-reconocer-a-los-miembros-de-una-familia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-24T12:23:49-03:00">septiembre 24, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-24T12:23:51-03:00">septiembre 24, 2019</time></a>

Para nosotros, los humanos, reconocer rostros familiares es algo básico y simple propio del desarrollo neurológico pero si esto lo trasladamos a los animales, como los perros, la cuestión ya no es la misma. Está claro que los perros son nuestros mejores amigos y saben reconocer a quienes ya conocen, pero hay mucho más detrás de este simple mecanismo que, en realidad, no lo es tanto.

Los sentidos

Los especialistas recuerdan que el olfato es el sentido más desarrollado de los canes donde por ejemplo allí se encuentra la cantidad de receptores olfativos que, se calcula, son entre 200 y 300 millones, un número mucho mayor si se lo compara con los 5 millones que el ser humano posee. Por lo tanto, el olfato es la base del reconocimiento de los perros. Pero hay más.

Aquí entra en juego la vista, porque precisamente combinando el olfato y la visión es que los animales pueden reconocer a su entorno. Según el sitio especializado Mis Animales, existen varios estudios que afirman que “las áreas que se estimulan en la corteza cerebral cuando un perro ve una cara son las mismas que las nuestras. Esto implica que los perros se valen de su vista para discriminar entre rostros familiares y ajenos”.

De hecho, existe evidencia científica de que los perros se valen del reconocimiento puramente facial, es decir, con sólo mirar a la cara de alguien puede saber si es conocido o no. De hecho, si ubicamos un perro frente a una persona con la cara tapada, se les dificulta el proceso y deben recurrir al olfato. Además, está comprobado que los canes prefieren ver caras de seres de su misma especie antes que cualquier otra.

Una vez resuelto el proceso de cómo reconocen al entorno, la pregunta es si esta capacidad se traslada a los miembros de su familia canina, y es la ciencia la encargada de responder ese interrogante. “El procedimiento comenzó cuando se colocaron cachorros frente a dos perras adultas, una de ellas la madre. Los resultados mostraron que un alto porcentaje de las veces el cachorro prefería acercarse y pasar más tiempo con su madre biológica”, detalla el sitio.

¿Y si el cachorro crece y se convierte en un adulto? Para ello, se impregnaron prendas con olor de la madre biológica y de ejemplares de la misma raza y edad, y el resultado volvió a ser positivo, ya que los cachorros seguían reconociendo el olor de su madre, a pesar de estar separados. Pese a ello, aún no se sabe con certeza el mecanismo bioquímico detrás de este fenómeno, pero sí de que los perros son capaces de reconocer a sus seres queridos.

Dicho esto, muchos expertos estudian por qué determinadas especies como los Rottweiler y otras razas, imprevistamente, atacan a personas reconocidas dentro de su entorno y en su propio hábitat. Parte de las conclusiones en estudio es que, apenas ingresado un integrante de la familia a su casa y se encuentra con el Rottweiler, éste demora en reconocerlo por algún motivo y al sentirse amenazado, actúa en consecuencia.