5 reglas humanas que no deben usarse con los perros: hablan los expertos

Compartimos algunas de las conductas que debes evitar tener con tu mascota.
<a href="https://elintransigente.com/animals/2019/10/03/5-reglas-humanas-que-no-deben-usarse-con-los-perros-hablan-los-expertos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-03T14:13:44-03:00">octubre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-03T15:01:48-03:00">octubre 3, 2019</time></a>

El instinto de amor y ternura que sienten las personas hacia sus mascotas es una de las cosas más genuinas que existen en la faz de la tierra. La relación entre ambos data de muchos años atrás, por lo que los lazos cada vez se hacen más fuertes. Y, es por ello, que cada vez es más recurrente humanizar el comportamiento de las mascotas.

De acuerdo a los expertos, es posible llenar de amor y cuidados a las mascotas pero siempre guardando un margen prudente, es decir, se debe evitar aplicar reglas o conductas propias de los seres humanos hacia los animales. Claramente, no se trata de un acto de poco interés, no. Sino que existen unas reglas debidamente establecidas para tratar a las mascotas. Líneas más abajo se explican cuáles son:

1. Disfrazarlo como si fuera un niño

Es cierto que los perritos con disfraces de Papá Noel, de Superman, de Batman o de Minnie se ven adorables, pero ¿realmente ellos se sienten cómodos? No. Por lo general, las mascotas se sienten incómodas cuando las visten con muchas capas de ropa, accesorios y gorritos. No es un niño, es un animal y no están acostumbrados a eso.

2. Darle de comer de tu mismo plato

En este particular vale resaltar que los animales no tienen las mismas necesidades nutricionales que las personas. Así que lo más recomendable es evitar que los perritos coman de tu mismo plato. Ahora bien, lo más sano es que su dieta esté basada en un plan que incluya alimento canino o, por el contrario, comida casera tal y como se reseña en este artículo publicado anteriormente en El Intransigente.

3. Obligarlo a estar en contacto con otros perros

En este sentido, es importante aclarar que los perros no son como los niños. No siempre sienten la necesidad de interactuar o jugar con otros perritos, sin embargo, hay que saber reconocer cuándo tu mascota está de buen ánimo para hacerlo y cuando no. Con esto, se evitarán muchos inconvenientes o malos ratos.

4. Bañarlo constantemente

Según una nota publicada en la revista HOLA de España, los peludos tampoco sienten la necesidad de ducharse todos los días, así que aconsejan a no obligarlos a hacerlo frecuentemente. Esto se debe a que pierden su olor característico y no se sienten cómodos. Además, si un perrito tiene el pelo corto puede estar dos meses sin bañarse, mientras que si tiene el pelo largo será suficiente un baño al mes, aunque esto dependerá del lugar y las condiciones donde viva el animal.

5. Protegerlo en exceso

Los dueños de las mascotas deben tener claro que no es recomendable protegerlos en exceso; los perros son animales independientes y que deben aprender a responder en situaciones adversas. Sin embargo, abrazarlo cuando está asustado puede ser contraproducente, pues lo que se hace es prolongar el miedo. En este caso, lo idóneo es que permanezca a tu lado pero sin estar encima.