3 aspectos clave: personalidad del perro vs. la personalidad del dueño

¿La personalidad del humano influye en el peludo? ¡Esto dice la ciencia!
<a href="https://elintransigente.com/animals/2019/10/20/3-aspectos-clave-personalidad-del-perro-vs-la-personalidad-del-dueno/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-20T14:01:23-03:00">octubre 20, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-20T14:22:40-03:00">octubre 20, 2019</time></a>

Cada vez la brecha entre los seres humanos y los perros se reduce. Hay muchas similitudes, sí. Lo dice la ciencia: se estima que desde hace 10.000 años ambos viven juntos. Y hace 4.000 años las personas adiestran a los perros. Pero, ¿cómo cambia la personalidad de un canino según el estado de ánimo y la personalidad de su dueño? Es posible. Estos animales tienen la facultad de sentir las emociones, sentimientos y enfermedades en sus propietarios.

De acuerdo a un reportaje publicado en la página web de National Geographic, existen 3 aspectos claves que ponen en evidencia cómo la personalidad del humano influye en la personalidad del perro. Además, el texto también explica cómo se puede sacar provecho del vínculo afectivo entre ambos. Pues, algunos científicos consideran que se poco a poco se puede mejorar la calidad de vida de estas mascotas.

1 De tal palo tal astilla: “Encontramos correlaciones en 3 áreas principales: edad y personalidad, en similitudes de personalidad entre humanos y perros; y en la influencia que la personalidad de un perro tiene sobre la calidad de su relación con su dueño”, reseña el medio especializado.

2 Entrenamiento canino: “Los perros más viejos son mucho más difíciles de entrenar; descubrimos que el mejor momento para enseñar a un perro a obedecer es alrededor de los 6 años, cuando supera su etapa de cachorro excitable pero antes de que se establezca demasiado en su etapa adulta”.

3 Cambios en la personalidad del perro: “Cuando los humanos pasan por grandes cambios en la vida, sus rasgos de personalidad pueden cambiar. Descubrimos que esto también ocurre con los perros, y en un grado sorprendentemente grande”.

Pero, ¿quién es el autor de estas afirmaciones y cómo las argumenta? William Chopik, profesor de psicología y autor principal del estudio titulado “Old dog, new tricks: Age differences in dog personality traits, associations with human personality traits, and links to important outcomes” realizado en la Universidad Estatal de Michigan, explicó lo siguiente: “Esperábamos que las personalidades de los perros fueran bastante estables porque estos no están sometidos a los enormes cambios en el estilo de vida a los que a veces nos vemos expuestos los seres humanos, pero en realidad cambian mucho”.

Sin embargo, Chopik agregó: “Descubrimos similitudes con sus dueños, el momento óptimo para el entrenamiento e incluso un momento de sus vidas en que pueden volverse más agresivos hacia otros animales”. En este orden, el experto determinó también que una vez conocidas las personalidades y comportamientos de los peludos, es mucho más fácil anticipar ciertos rasgos importantes en la vida de estos animal. Es decir, sus personalidades pueden manifestarse en función a la cercanía que tengan con sus respectivos dueños. Además, estudiar dichos rasgos permitirá identificar aquellos patrones en los que un perro, por ejemplo, podría morder a otro perro o a una persona. Incluso, se podría predecir cuando alguna persona puede desarrollar una enfermedad crónica.

De acuerdo a los hallazgos del especialista, se puede decir entonces que: “La exposición a las clases de obediencia se asoció con rasgos de personalidad más positivos a lo largo de la vida del perro. Esto nos brinda oportunidades interesantes para examinar por qué la personalidad cambia en todo tipo de animales”. Además: “Hay muchas cosas que podemos hacer con los perros, como las clases de obediencia y el entrenamiento, que no podemos hacer con las personas”.