El estrabismo en los perros: ¿qué se puede hacer?

Nuestras mascotas, al igual que nosotros, pueden ser bizcos.
<a href="https://elintransigente.com/animals/2019/10/24/el-estrabismo-en-los-perros-que-se-puede-hacer/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-24T12:52:25-03:00">octubre 24, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-24T12:52:26-03:00">octubre 24, 2019</time></a>

Los perros, al igual que los humanos, coinciden en muchas enfermedades. El estrabismo, por ejemplo, es un trastorno ocular que provoca que los ojos no se dirijan hacia el mismo lugar al mismo tiempo, y si bien en muchos casos no representa ningún riesgo, hay pasos a seguir para tratar de cerca a nuestra pequeña mascota.

En este caso, el defecto se genera por medio de una malformación de los músculos que sostienen al ojo o, a su vez, por alguna enfermedad como una neoplasia o un tumor, destacan los veterinarios en el sitio Mis Animales. Si todo el conjunto de músculos funcionan correctamente, los ojos se mueven a la par y coordinadamente, pero cuando uno falla, la posición de un ojo o dos denota malformaciones.

Tipos de estrabismo

-Divergente: el ojo se dirige hacia el exterior de la cara.
-Convergente: el ojo se dirige mira hacia la nariz.
-Dorsal: el ojo queda mirando hacia arriba.
-Ventral: el ojo se posiciona con la pupila mirando al suelo.

Entre las causas del estrabismo en los perros pueden ser varias por ello, la solución no es una sola, sino que depende del tipo de afección. Si bien es un defecto no genético, hay razas propensas a esto, como los Shar Pei, el perro Lobo irlandés, el Akita y el Carlino. En la mayoría de los casos, el músculo recto medial es reemplazado por tejido fibroso, lo que impide el correcto movimiento del ojo.

A su vez, existen enfermedades relacionadas con el sistema inmune que también pueden provocar el estrabismo como la miositis inmunomediada, patología caracterizada por la infiltración de células inflamatorias en los músculos. Otros problemas relacionados con la glándula tiroides también pueden provocar esta patología. Como siempre decimos, estar en manos de un veterinario y con controles rutinarios será la mejor decisión.