Cómo superar la muerte de un perro: lo comparan con el amor de los padres hacia un hijo

Un estudio reveló cuán difícil es esta experiencia y cómo afrontarla.
<a href="https://elintransigente.com/animals/2019/11/01/como-superar-la-muerte-de-un-perro-lo-comparan-con-el-amor-de-los-padres-hacia-un-hijo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-01T13:39:20-03:00">noviembre 1, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-01T13:48:02-03:00">noviembre 1, 2019</time></a>

El 90% de las personas que tienen una mascota consideran que superar la muerte de un perro es igual de traumático que hacerlo con la muerte de un familiar. Así lo reflejó Harris Interactive en una reciente encuesta. Sin embargo, algunos científicos también coinciden en que el amor que sienten los dueños por los peludos puede compararse con el sentimiento de los padres hacia un hijo.

Es que, a través de los años, la relación entre las mascotas y los seres humanos se ha ido fortaleciendo, hasta el punto que hoy en día son más que simples animales en casa; pues los perros de compañía están generando muchos beneficios en los niños con autismo, tal y como se informó en el diario El Intransigente en una nota anterior.

De acuerdo a otra nota publicada en la página web española, Hogarmanía, los perros, hasta hace un par de años atrás eran considerados como unos “objetos” en los hogares, es decir, no tenían la importancia de la que actualmente gozan hoy. No obstante, este paradigma ha cambiado gracias a las nuevas leyes, y los estudios señalan que la muerte de una mascota puede afectar igual -o más- que el fallecimiento de un familiar.

Pero, ¿a qué se debe esta reacción entre los perros y los humanos? Pues bien, los perros, al igual que los propietarios, segregan oxitocina al verse. Se trata de la producción de una hormona con la que puede comparase el amor que siente una madre por su bebé. Es por ello que los humanos sienten un amor incondicional por las mascotas.

Sin embargo, existe cierto prejuicio por aquellas personas que no aceptan socialmente este vínculo tan fuerte entre una persona y un perro. Lo que sin lugar a dudas agrava el proceso de duelo. Incluso, puede generar un impacto negativo en la vida del dueño por la ausencia del animal. Esto porque se ve obligado a modificar su rutina, pues las salidas a pasear o a caminar en el parque ya no tendrán cabida.

Además, los científicos también determinaron que algunos procesos de duelo por mascotas son tan complejos, que las personas optan por no apegarse a otro peludo para evitar futuras situaciones similares. Claro, esta decisión dependerá de la voluntad de cada dueño y de sus experiencias. En este sentido, es importante saber cómo afrontar la pérdida de una mascota con ayuda de un especialista.