Los perros de campo son más felices que los perros de cuidad: te explicamos el motivo

¿Cómo afecta el caos de la ciudad a tu mascota? Aquí más detalles.
<a href="https://elintransigente.com/animals/2019/11/11/los-perros-de-campo-son-mas-felices-que-los-perros-de-cuidad-te-explicamos-el-motivo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-11T19:28:57-03:00">noviembre 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-11T19:38:35-03:00">noviembre 11, 2019</time></a>

Es cierto que cada perro posee características y cualidades acorde a su raza; su comportamiento y desarrollo dependerán también del entorno en donde se desenvuelvan libremente. Es aquí donde se mencionan las diferencias entre cada can; por ejemplo, las diferencias que existen entre los perros de campo y los perros de ciudad. Todo esto forma parte de sus rutinas, alimentación y crecimiento.

En primer lugar, los veterinarios aseguran que los perros de campo son más felices gracias al entorno donde conviven. Por lo general, son espacios al aire libre que les permite vivir de forma más tranquila, tienen paciencia, temple y agilidad al momento de aprender algunas actividades de caza o búsqueda. Por otro lado, los peludos que habitan en zonas rurales también se enferman poco a diferencia de una mascota que crece en medio de las urbes, esto se debe a que son áreas más concurridas.

Otro punto a favor de estas simpáticas mascotas, es que tienen un ritmo de vida más activo; debido a que no se la pasan en casa esperando que lleguen sus dueños. Sino que mantiene más contacto con otras personas y, claro, con otros animales. De esta manera desarrollan su socialización. Sobre este particular, vale acotar que los canes de ciudad se enfrentan a la contaminación y el ruido, lo que los hace más vulnerables a padecimientos.

Según los estudios, algunas mascotas que habitan en grandes ciudades desarrollan una especie de ansiedad al tener que esperar a sus dueños en el hogar.  ¿El motivo? Por norma, permanecen un promedio de 8 horas dentro de la casa –a veces– con poca interacción con humanos y en espacios de tamaño reducido lo que afecta directamente su estado de ánimo.

Sin embargo, este estudio publicado en la revista HOLA en su versión de España, también enfatizó que si un perro que vive en la ciudad es tratado con sumo cuidado; tiene una alimentación sana, actividad física frecuente, tiene contacto con otras personas y animales, podrá ser feliz, sin lugar a dudas. Solo que cada propietario deberá saber jugar las cartas para que la contaminación, el ruido y el caos de la ciudad no afecte en su mascota.