¿Adoptaste un perro? Seguí estos consejos para su correcta adaptación en el hogar

Conocé de qué se trata el síndrome de la separación o hiperapego en esta nota.
<a href="https://elintransigente.com/animals/2019/11/12/adoptaste-un-perro-segui-estos-consejos-para-su-correcta-adaptacion-en-el-hogar/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-12T19:15:31-03:00">noviembre 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-12T19:15:33-03:00">noviembre 12, 2019</time></a>

La mayoría de los perros al ser adoptados desarrollan el síndrome de la ansiedad por separación. Esto sucede porque desconocen el ambiente y las personas, es algo normal en los animales. Sin embargo, existen una serie de tips para ayudarlos a que el proceso de adaptación sea más rápido. De acuerdo a la revista La Vanguardia, lo primordial es no dejar solo al perro de una vez, sino esperar un lapso de 8 horas después de llegar a la nueva casa.

Por ejemplo, otra idea adecuada es luego de transcurrido ese tiempo llevarlo al supermercado o a pasear para que se habitúe a la mueva compañía. Claro, también es importante que tenga sus intervalos solo pero no se debe abusar, lo ideal es de media hora. Por naturaleza, los perros son sociables, así           que por esta razón demandan compañía constantemente.

Según la veterinaria Maria Pifarré, entrevistada en La Vanguardia, asegura que “parte de la responsabilidad a la hora de cuidar de un animal es tener sentido común”. Además, el síndrome de la separación o el hiperapego se puede dar en los casos que la mascota no tenga el cuidado necesario y esto se traduce en un comportamiento agresivo o destructor.

Por otra parte, también se pueden manifestar con crisis de ansiedad, lloran frecuentemente o se orinan en lugares inapropiados. Así que estas son las señales de que tu perro se siente desolado, y es aquí cuando el cariño y la atención priman sobre cualquier cosa para el correcto cuidado del can. En este sentido, es propicio que el lugar donde viva esté acondicionado, bien iluminado, que tenga su lugar de alimento e hidratación.

Lo otro, es que tenga un espacio para el esparcimiento y la recreación cuando no pueda salir a la calle. Todo esto influye en el proceso de adaptación de un perro adoptado, de manera que sea rápido, cálido y seguro tanto para el animal como para la familia que le abrió las puertas del hogar. En otras palabras, servirá de puente para construir paulatinamente un lazo afectivo muy fuerte.