El yaguareté, a poco de su desaparición

Según Greenpeace, "en toda la Argentina se estima que quedan menos de 250 ejemplares"
<a href="https://elintransigente.com/animals/2019/12/02/el-yaguarete-a-poco-de-su-desaparicion/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-12-02T13:47:10-03:00">diciembre 2, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-12-02T13:47:11-03:00">diciembre 2, 2019</time></a>

El avance de la mano del hombre y la contaminación devienen en una consecuencia fatal: la desaparición de especies animales. Greenpeace, una de las organizaciones más importantes del mundo, ya elevó la señal de alarma sobre una de las especias más características de la Argentina: el yaguareté, “el único felino autóctono en su tipo que lleva resistiendo hace años la desaparición de su hogar”.

La reducción de los bosques nativos es letal. De acuerdo a la organización ecologista, “en toda la Argentina se estima que quedan menos de 250 ejemplares. Pero en la región del Gran Chaco,  mientras las topadoras avanzan (arrasando con sus posibilidades de supervivencia) se calcula que quedan apenas 20Es por eso que es urgente que hagamos presión para defenderlos”. 

Luego, a modo informativo, desde el sitio web de la agrupación recuerdan que el yaguareté es el felino más grande del continente americano y tercero a nivel mundial, después del tigre de bengala y el león”. Asimismo, se destaca que en guaraní, es considerado un animal sagrado, al tiempo que en territorio nacional se lo reconoce “por su aspecto robusto y su cabeza grande con poderosa estructura mandibular”.

A su vez, “es una de las especies que se encuentran más amenazadas por la fragmentación y disminución de su hábitat natural, a causa de los desmontes y la caza furtiva”. “Hasta principios del siglo XX tenía una distribución muy amplia en el continente americano. Habitaba desde el sur de Estados Unidos hasta la Patagonia argentinaHoy, sólo ocupa entre un 10 y un 15% de aquella distribución original”, detalla Greenpeac, y concluye:

“En Argentina el proceso de retracción fue el más extremo, en donde en los últimos dos siglos quedó recluido a un 5% de la superficie original. El yaguareté es una especie “indicadora” de la salud del ambiente ya que necesita bosques continuos y en buen estado para poder sobrevivir. Esto se debe a que, al posicionarse en la cima de la cadena alimenticia y depender de presas menores para su subsistencia, su presencia garantiza un medio ambiente sano”-