Curiosidades: ¿Cómo limpiar las orejas de mi perro?

Te mostramos paso a paso como higienizar las orejas de tu amigo.

Si aún te encuentras sufriendo el confinamiento obligatorio, y te preguntaste en algún momento cuál es la forma correcta para limpiar las orejas de tu peludo amigo, este es el momento. En cuanto a la frecuencia dependerá de las características físicas del perro, aquellos con orejas caídas requieren una limpieza más frecuente que los de orejas paradas, ya que son más propensos a padecer de infecciones del oído.

Esta realidad, se debe a qué en ellas hay menos flujo de aire. por el hecho de mantener la oreja cerrada todo el tiempo, por tanto desechos y humedad se albergan en este espacio y quedan atrapados en el canal auditivo. Aquellos que pueden nadar regularmente también necesitan de limpieza frecuente, ya que la humedad los predispone a este tipo de afecciones. Ahora bien, ¿Cómo limpiar las orejas de mi perro?

Está práctica debe hacerse un hábito desde cachorros, de esta forma no se opondrán a la limpieza cuando sean adultos. Inicia con caricias suaves para evaluar la reacción de tu compañero, en caso de que te rechace, cancela la operación y vuelve a intentar luego. No es adecuado que lo hagas si está estresado o luchando, podría resultar en un ataque. De ser así, llévalo al veterinario que sabrá cómo tratarlo adecuadamente.

Antes de realizar este aseo, deberás tener todo lo necesario a la mano, para facilitar el proceso y evitar que tu mascota se estrese con la espera. Para ello, dejamos una lista detallada de lo indispensables:

  • Algodón húmedo o almohadillas de algodón.
  • Limpiador de oídos para perros, no uses productos de uso humano.
  • Una toalla limpia.
  • Alguien que te ayude en caso de que tu perro no esté familiarizado con el proceso.
  • Premios para después de la limpieza.
  • Dato importante: nunca utilices hisopos para las orejas de tu perro, podrían lesionar el conducto auditivo de insertarse demasiado en él.

Un paso a la vez

  1. La comodidad de tu mascota es lo más importante, de esta forma dejara que manipules sus orejas sin luchar.
  2. Levanta la oreja y sostenerla entre el pulgar y el índice para observar dentro de ella.
  3. Evalúa el oído en busca de enrojecimientos, secreciones o mal olor. Las cantidades grandes de cerilla, enrojecimiento, pus o malos olores son señales de que tiene un problema que requiere atención veterinaria.
  4. Para eliminar la suciedad y la cera, limpia con suavidad la entrada de la oreja con un algodón limpio.
  5. Agregar el limpiador auditivo en el conducto auditivo, con cuidado de no insertar la punta demasiado profundo.
  6. Realiza un masaje en la base del oído para ayudar al limpiador auditivo a fluir a través de él.
  7. Retira el exceso de limpiador con algodón húmedo.
  8. Repetir el proceso con la segunda oreja.
  9. Importante: En caso de que tu veterinario haya recetado gotas auditivas a tu perro es recomendable colocarlas luego de la limpieza

Algunas señales de que tu perro tiene una infección de oído

Tu amigo estará sensible al tacto en sus orejas, presentará enrojecimientos, sacude la cabeza regularmente, rascarse frecuentemente, secreciones inusuales o mal olor. En caso de tener ácaros puede presentar lesiones similares a café molido, costras negras, rojas o marrones, rasguños y cortes dentro y alrededor de las orejas. Si crees que tu perro tiene una infección es importante que lo lleves al veterinario para evaluar cuál es la causa.

Compartir en: